La Iglesia y la Biblia

Mucha gente, en realidad, no sabe lo que significa la palabra “iglesia”. Habla acerca de la Iglesia “Protestante” o la Iglesia “Católica”, o de diferentes ramas de la Iglesia Protestante, como la “Iglesia Metodista” o la “Iglesia Bautista”. Otros piensan que la Iglesia es el edificio en que los cristianos se reunen. La Biblia nunca usa la palabra “iglesia” con estos significados. Vamos a ver lo que dice la Palabra de Dios sobre este tema.

La palabra griega traducida “iglesia” es ecclesíá y significa una reunión de gente llamada de entre otra gente. En la Biblia, la Iglesia está compuesta de los que han sido llamados fuera del mundo para seguir al Señor Jesucristo. El mundo ha rechazado a Cristo y la Iglesia debe dar testimonio de El. Por lo tanto esta palabra nunca se refiere a la gente no salva, o a un edificio.

El Nuevo Testamento usa la palabra iglesia de dos maneras:

  1. Para refirirse a todos los creyentes en la tierra. Esta es la Iglesia que es llamada el Cuerpo de Cristo, Colosenses 1:18,24.
  2. Para refirirse a todos los creyentes en cierto sitio. Esta es la iglesia local.

 

LA IGLESIA EN TODO EL MUNDO

Pensemos acerca de cómo empezó la iglesia; quién puede pertenecer a la Iglesia; y cómo será en el futuro.

El principio de la Iglesia

La Iglesia es el Cuerpo de Cristo; no existía en los tiempos del Antiguo Testamento. Se formó cuando el Espíritu Santo vino del cielo a vivir en los creyentes en el día de Pentecostés. Dios siempre planeó edificar Su Iglesia, pero este plan fue un secreto que El había escondido durante los siglos pasados, Efesios 3:9-11; Colosenses 1:24-26. Nuestro Señor fue el primero en contarlo y en Mateo 16:18 El dijo que iba a edificar Su Iglesia más tarde. Dijo, “Yo edificaré mi iglesia”. Esto muestra claramente que la Iglesia no estaba siendo edificada en aquel entonces. Este versículo y Mateo 18:17 son los únicos versículos en los cuatro evangelios que mencionan la Iglesia.

En Los Hechos capítulo 2 leemos acerca de la venida del Espíritu Santo, después de que Dios había glorificado al Señor Jesucristo a Su diestra, v. 33. No podía haber un Cuerpo de Cristo en la tierra hasta que la Cabeza estuviera en el cielo, Cristo no tomó Su lugar como Cabeza hasta que El resucitó de la muerte, y volvió al cielo. Estas cosas comprueban que el nacimiento de la Iglesia tuvo lugar en el día de Pentecostés. Lee Efesios 1:20-23.

¿Quién puede pertenecer a la Iglesia?

La Iglesia no es una organización, como una empresa o un gobierno. Es un cuerpo viviente hecho de muchos miembros, que son todos verdaderos creyentes. Esta verdad se explica plenamente en Efesios, donde la Iglesia es comparada con un cuerpo, 1:23 y con una esposa, 5:25. También está vista como un edificio en 2.20. Un cuerpo nos hace pensar en la vida; un edificio es un sitio en donde vivir; y una esposa nos recuerda el amor. El Espíritu Santo formó la Iglesia, 1 Corintios 12:13, y la da unidad, Efesios 4:3. Cristo es la Cabeza de la Iglesia, Colosenses 1:18, y la Palabra de Dios enseña a la Iglesia lo que debe hacer. Las epístolas de Pablo son especialmente importantes para la Iglesia.

¿Qué le pasará a la Iglesia en el futuro?

Dios ha planeado que la Iglesia comparta la gloria eterna de Cristo, y Cristo va a presentar a la Iglesia a Sí mismo en toda su belleza, sin ninguna imperfección, Efesios 5:27. Esto se llevará a cabo en la fiesta de las bodas del Cordero, cuando todos en el cielo se regocijarán. En aquel tiempo el Señor Jesucristo, el Esposo Divino, cosechará el fruto de todos Sus sufrimientos, y estará satisfecho, Apocalipsis 19:7-9.

LA IGLESIA LOCAL

La Palabra “iglesia” también es usada para refirirse a los creyentes en un sitio. Las Escrituras nunca la usan para creyentes de un país entero como “la Iglesia de México.” Leemos de las iglesias de Galacia, Gálatas 1:2; las iglesias de Dios en Judea, 1 Tesalonicenses 2:14; pero no la iglesia de Galacia o Judea. Ve 1 Corintios 11:16; Romanos 16:4,16.

Estas iglesias no son miembros de una organización que les dice lo que deben hacer, pero todas tienen la misma Cabeza, el Señor Jesucristo. Todas son guiados por el mismo Espíritu y tienen la misma obligación: deben testificar de Cristo y contar a otros las verdades de Dios, y brillar como luces entre la gente de este mundo, Filipenses 2:15,16.

¿Quiénes están en la iglesia local?

La asamblea en Filipos estaba compuesta por todos los que creyeron en el Señor Jesucristo, incluyendo los líderes de la iglesia y los ayudantes, Filipenses 1:1. Este versículo, y otras Escrituras, muestran claramente que una Asamblea de Dios incluye a todos los creyentes verdaderos en cualquier sitio. En el principio todos los creyentes de una localidad se congregaban en el mismo grupo, y así leemos de la iglesia que estaba en Corinto. Esto no ocurre hoy en día, porque muchos creyentes verdaderos están asociados con diferentes grupos, o denominaciones, cuyos pensamientos acerca de la adoración y otros puntos pueden ser muy diferentes. Sin embargo, todos los creyentes verdaderos en cualquier lugar componen la iglesia de Dios en ese sitio. Aún un grupo pequeño de creyentes reuniéndose en una casa puede ser llamado una iglesia. Ve 1 Corintios 16:19; Colosenses 4:15. Tal grupo no es llamada la iglesia de Dios allí, sino la iglesia en esa casa.

La iglesia en cualquier sitio se reune alrededor del Señor Jesucristo. El está en medio de dos o tres que se reunen en Su Nombre, Mateo 18:20.

El cuerpo de Cristo está compuesto de todos los creyentes verdaderos. Somos miembros de Su Cuerpo — la única clase de miembros que leemos en la Biblia. La Cena del Señor es un cuadro de esta unidad, 1 Corintios 10:16,17. El Espíritu Santo es capaz de guiar a los miembros de la iglesia local en adoración, y usarlos en la enseñanza de la Palabra de Dios.

Los ancianos son responsables de guiar los asuntos de la asamblea de una manera ordenada, y de juzgar a cualquier creyente que ha caído en pecado.

El propósito de la iglesia local

El candelero de oro en Apocalipsis 1:20 es un cuadro de la iglesia local. El oro habla de la justicia divina, y la lámpara nos recuerda que el propósito verdadero de una asamblea es ser luz y dar testimonio de Cristo en este mundo pecaminoso mientras El no está. El propósito de esa asamblea no es hacer de este mundo un lugar mejor donde vivir, sino hablarle a la gente del mundo acerca del Señor Jesucristo y la obra que El hizo en la cruz, para que todos los hombres puedan ser salvos. Por lo tanto, la asamblea debe dar testimonio a la gente entre quienes está situada, y debe mandar algunos cristianos a llevar el mensaje de la salvación a la gente de otros países.

 

El poder de la iglesia local

La iglesia local necesita el poder del Espíritu Santo, quien ayuda a cada creyente a adorar a Dios, Filipenses 3:3, y a testificar de Cristo, Hechos 4:31, 13:2; 1 Corintios 3:16. La iglesia local necesita el Espíritu Santo para ayudarla a seguir los principios que Dios nos ha dado en Su Palabra, y testificar de Cristo:

Lee otra vez lo que esta lección dice acerca de la iglesia local y de la iglesia entera en el mundo, y asegúrate que entiendes la diferencia. Después busca estos versículos y decide si se refiere a la iglesia local, o a la iglesia entera en todo el mundo.

1 Corintios 1:2____________________________
Efesios 3:10______________________________
Colosenses 4:15___________________________
1 Corintios 14:23__________________________
Colosenses 1:18___________________________

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s