Estar separado del mundo

El Señor manda que cada creyente se separe de todo lo que es espiritualmente sucio. Vemos eso en 2 Corintios 6:17 y en muchas otras partes de la Biblia, y los cristianos que obedecen son verdaderamente felices. Satanás no quiere que los cristianos estén separados para Dios. Siempre está tratando de dividir lo que Dios quiere unir, y unir lo que Dios quiere mantener separado. Por ejemplo, Dios quiere que todos los creyentes verdaderos sean uno, pero Satanás sabe que los cristianos son fuertes cuando están unidos. El ha tenido éxito en dividir a los creyentes al darles diferentes pensamientos y opiniones acerca de la enseñanza de la Biblia. Dios también quiere que el cristiano esté separado del no creyente, pero otra vez Satanás trata fuerte- mente de prevenir eso.

En Romanos 12:2 leemos que no debemos ser conformados a la norma de este mundo. ¿Qué quiso decir el Espíritu con “el mundo”?

Lee 1 Juan 2:16 y anote las tres cosas que pertenecen a este mundo.

1)_______________________________________

2)_______________________________________

3)_______________________________________

 

En 1 Juan 5:19 vemos que todo el mundo está gobernado por Satanás. El mundo es la gente, los sitios, los placeres y las actividades en que Dios no está incluído.

La actitud del mundo fue vista en la cruz del Calvario cuan- do los hombres del mundo gritaron, “Fuera, fuera con él, crucifícale”. La gente que pertenece al mundo crucificó a nuestro Señor, y nunca se ha arrepentido del crimen. Por eso Dios ha condenado al mundo, y será destruido cuando Cristo vuelva como Juez, Hechos 17:31; Apocalipsis capítulo 19.

Dios el Padre ha llevado a los cristianos fuera del mundo. Nuestros cuerpos están aquí todavía pero Dios nos ha separado del mundo, Juan 17:6. El Señor Jesucristo nos manda al mundo para testificar de El, Juan 17:18, aunque no pertenecemos al mundo, Juan 17:16. Debemos vivir como extranjeros y refugia- dos en el mundo, 1 Pedro 2:11.

Cuadros de separación en el Antiguo Testamento

Hay un cuadro de la separación en el primer capítulo de la Biblia cuando Dios separa la luz de la oscuridad, Génesis 1:4. También lee Levítico 19:19 y Deuteronomio 22:9-11.

Dios mandó a Israel no hacer tres cosas:

  1. No debían sembrar dos clases de semilla distintas en el mismo campo.
  2. No debían meter un buey con un burro dentro del mismo yugo. Uno era limpio, el otro sucio, Levítico 11:4-8.
  3. No debían vestirse con ropa hecha de dos clases de tela como la lana y el lino.

Podemos aprender de estos versículos que Dios no quiere que mezclemos las cosas que en realidad son distintas.

 

Dios mismo separó a los israelitas de los egipcios, Exodo 11:7, y les dijo que no debían casarse con la gente de las naciones de los alrededores, Deuteronomio 7:3,4.

Dios demanda a los cristianos estar separados del mundo

Es imposible que una persona sirva a dos maestros a la vez. Esto significa que no podemos servir a Dios y al dinero a la vez, Mateo 6:24. Pablo nos dice que no debemos tener nada que ver con gente que hace cosas sin valor y pecaminosas, sino reprenderlas, Efesios 5:11. El también dijo a los cristianos que deben apartarse del pecado, 2 Timoteo 2:19. (¿Cómo puede amar al mundo y a Dios el Padre también? 1 Juan 2:15)

Hay muchos otros versículos que enseñan esta verdad, pero los que hemos apuntado son suficientes para mostrar que Dios quiere que los creyentes estén separados de este mundo que renuncia y rechaza a su Señor. Los cristianos no deben unirse con los no creyentes en sus placeres, en el matrimonio, en los negocios o en la adoración a Dios. Esto no quiere decir que los cristianos deban alejarse y vivir solos. Tenemos que vivir entre la gente de este mundo día a día para que podamos llevarles a Cristo, pero no debemos entrar en ningún acuerdo ni asociación con ellos.

Hay dos clases de cosas mundanas: 1) Las que son pecaminosas, y 2) Las que son sin valor. La primera clase siempre es mala. La segunda clase es mala cuando esas cosas llegan a ser demasiado importantes para nosotros y pasamos demasiado tiempo en ellas.

Muchas veces los cristianos se preguntan si ciertas cosas son buenas o no. La Biblia no dice claramente si debemos hacerlas o no. ¿Qué debemos hacer acerca de estas cosas? Aquí hay cuatro preguntas sencillas por medio de las cuales podemos probar estas cosas:

1. ¿Esta cosa trae gloria a Dios? Ve 1 Corintios 10:31.

2. Si las hago, ¿irá en contra de una regla general que enseñan las Escrituras?

3. ¿Traerá algo bueno si la hago?
4. ¿Puedo pedir a Dios que la bendiga?

Nuestras respuestas a estas preguntas nos mostrarán plenamente si la cosa es buena o mala.

Los resultados de estar separados del mundo

Los cristianos separados disfrutan de la comunión, el poder y la bendición del Señor. Tal vez parezca que no prosperan en este mundo, pero Dios les ha prometido tres cosas maravillosas, porque obedecen el mandamiento de 2 Corintios 6:14-16. Lee estos versículos.

1. El promete recibirlos. Antes los recibió (Lucas 15:2), como pecadores, pero ahora les recibe como santos para disfrutar de la dulce comunión con El mismo.

2. El promete ser un Padre para ellos. El creyente separado sabe y disfruta del hecho de que Dios es su Padre.

3. El, el Señor Todopoderoso, dice que ellos serán Sus hijos e hijas. Este nombre para Dios, el Señor Todopoderoso, significa que por Su poder Dios protegerá a Sus hijos obedientes y los ayudará a servirle.

En el Antiguo Testamento leemos acerca de un número de creyentes verdaderos que no obedecieron este mandato de estar separados del mundo.

  • Lot era un verdadero hijo de Dios (ve 2 Pedro 2:7,8) pero vivió en la sociedad con la gente del mundo y fue buen amigo de los hombres de Sodoma, Génesis 19.
  • Salomón se juntó con las mujeres paganas y se casó con muchas de ellas, pero lo alejaron de Dios, 1 Reyes 11:1-4.
  • Josafat hizo un acuerdo de negocio con el perverso Ocozíás. El resultado fue que perdió sus barcos, y sus bendiciones espirituales, 2 Crónicas 20:35-37.

Es posible para nosotros disfrutar de comunión íntima con el Señor Jesucristo. Si lo hacemos rechazaremos todo lo que el mundo nos ofrece porque el Señor Jesucristo mismo suple todas nuestras necesidades físicas y espirituales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s