Coronas y Recompensas

El Nuevo Testamento nos habla de por lo menos cuatro grandes juicios y es importante para nosotros entender la diferencia:

  1. El juicio de los pecados del pecador en la cruz.
  2. El juicio de la obra del creyente en el tribunal de Cristo.
  3. El juicio de las naciones vivientes sobre la tierra, cuando Cristo venga otra vez en Su gloria, Mateo 25:31-46.
  4. El juicio de los muertos malos en el Gran Trono Blanco, Apocalipsis 20:11-15.

El primero de estos juicios ya pasó, pero los otros tres están todavía en el porvenir. El segundo juicio sucederá inmediatamente después de que el Señor se lleve la iglesia al cielo; el tercero, justamente antes del Milenio; y el cuarto, al fin del Milenio. Ningún creyente verdadero será juzgado en el Gran Trono Blanco, porque el Señor Jesucristo ya ha recibido el juicio por sus pecados cuando murió en la cruz, Juan 5:24; Romanos 8:1.

 

En la lección décima vimos que nuestras obras, y nuestro servicio cristiano, serán juzgados en el Tribunal de Cristo. En aquel tiempo, el Señor Jesucristo mismo examinará la vida de cada cristiano, y los motivos que tuvo al usar su tiempo, sus dones, su fuerza y sus recursos económicos mientras que estaba en la tierra. Lee 1 Corintios 3:10-15 con mucho cuidado.

Cada cristiano está usando su vida para la gloria de Dios o para sí mismo. El Señor va a probar todo lo que hemos hecho. El fuego destruirá la madera y el heno, pero el oro, la plata y las piedras preciosas no pueden quemarse. Entonces, el Señor destruirá todo lo que no ha sido para Su gloria. Algunos creyentes han servido al Señor por muchos años; su obra durará para siempre. Otros han malgastado sus vidas; verán todo quemado y perdido. Pero ellos mismos serán salvos.

Es claro que Cristo recompensará todo lo que el cristiano ha hecho para agradar a su Señor. Al contrario habrá creyentes que vivieron para sí mismos, y no para Cristo. Ellos se sentirán muy arrepentidos cuando reconozcan lo tontos que fueron. No perderán su salvación, pero sí perderán su recompensa. Nuestra salvación no depende de nuestras obras, sino de la obra de Cristo en la cruz por nosotros, pero nuestra recompensa depende de cómo servimos al Señor, y cuales fueron nuestros motivos reales.

Hay una ilustración que aclara esta verdad:

Un hombre mandó a su hijo a un pueblo vecino para que le hiciera un trabajo. Le dio suficiente dinero para el viaje de ida y vuelta, y le dijo exactamente lo que debía hacer. También le dijo que debía trabajar duro y no perder el tiempo, porque sólo podía quedarse un tiempo corto en ese pueblo.

El joven llegó al pueblo y empezó inmediatamente a hacer el trabajo que su padre le había encargado. Sin embargo, después de un tiempo se encontró con unos viejos amigos, se juntó con ellos para platicar y se olvidó del trabajo de su padre. De repente, se acordó de lo que debiera estar haciendo, pero llegó el tiempo cuando tenía que salir del pueblo.

¿Estaba listo para el viaje a casa? Sí y no. El tenía el dinero para volver porque su padre se lo había dado, pero no había terminado su trabajo. Cuando llegó a casa, su padre no podía alabarle por lo que había hecho. Sin embargo, él todavía era el hijo de su padre y podía vivir con sus hermanos en la casa de su padre.

El Señor Jesucristo, en la cruz, pagó el precio por cada creyente verdadero para que pueda ir al cielo. Les ha justificado a todos y va a compartir Su gloria con ellos, Romanos 8:30, pero no todos recibirán la misma recompensa. Dios va a recompensar a cada uno según la obra que ha hecho, 1 Corintios 3:8. Sin embargo todos son Sus Hijos y vivirán en el cielo para siempre.

Consideremos cuatro cosas al pensar en el Tribunal de Cristo:

  1. El Señor Jesucristo examinará las vidas y las obras de Sus siervos, Mateo 18:23, Lucas 19:15.
  2. El va a revelar la calidad de la obra de cada hombre, 1 Corintios 3:13; 2 Corintios 5:10.
  3. El alabará a los que hayan sido siervos buenos y fieles, Mateo 25:21; 1 Corintios 4:5.
  4. El les dará recompensas. La Biblia nos habla de cinco coronas distintas:
    1. una corona de justicia, para los que aman al Señor y esperan Su venida, 2 Timoteo 4:8.
    2. una corona que durará para siempre, para los que sirven al Señor con todo su corazón, 1 Corintios 9:25.
    3. una corona de vida, que Dios dará a los que se mantienen fieles en la tribulación, Santiago 1:12
    4. una corona de gloria, para los líderes que son ejemplos buenos para otros cristianos, 1 Pedro 5:4.
    5. Pablo pudo hablar de los creyentes a quienes el había ayudado y llamarles su corona, Filipenses 4:1; 1 Tesalonicenses 2:19.

El Señor también prometió una recompensa si:

  1. sembramos la bondad haciendo cosas bondadosas para otros, Proverbios 11:18;
  2. ayudamos a los que no pueden recompensarnos, Lucas 14:14;
  3. oramos sinceramente y en secreto, Mateo 6:6;
  4. damos un vaso de agua a un cristiano, Marcos 9:41;
  5. sufrimos porque pertenecemos a Cristo, Lucas 6:22,23;
  6. agradamos a Dios en nuestro hogar, Rut 2:11,12;
  7. vigilamos y cuidamos de nosotros y de otros 2 Juan 8.

¿De dónde recibimos nuestra recompensa?
Mateo 5:12 ____________________________________

¿De dónde recibirán su recompensa los vanagloriosos e hipócritas?
Mateo 6:2; 5:16_________________

¡Por lo tanto tenemos un Salvador maravilloso! Cuando aún éramos pecadores, El nos salvó sólo por fe. Nos ayuda a entender la Escritura para que podamos estar seguros de que somos salvos. Nos da una nueva naturaleza para que podamos agradar a Dios. Nos da poder para que podamos ganar la victoria en nuestras vidas. Nos dio la Cena del Señor para que Le recordemos. Nos ayuda a vivir vidas separadas del mundo y contesta nuestras oraciones. Nos muestra cómo debemos reunirnos a adorarle. ¡Nos da el privilegio de servirle y nos promete grandes recompensas cuando El vuelva!

¡QUE SALVADOR MARAVILLOSO ES JESUS NUESTRO SEÑOR!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s