Predicando diferente

Si alguno enseña otra cosa, y no se conforma a las sanas palabras de nuestro Señor Jesucristo, y a la doctrina que es conforme a la piedad,está envanecido, nada sabe, y delira acerca de cuestiones y contiendas de palabras, de las cuales nacen envidias, pleitos, blasfemias, malas sospechas,disputas necias de hombres corruptos de entendimiento y privados de la verdad, que toman la piedad como fuente de ganancia; apártate de los tales.Pero gran ganancia es la piedad acompañada de contentamiento;porque nada hemos traído a este mundo, y sin duda nada podremos sacar.Así que, teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto.Porque los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dañosas, que hunden a los hombres en destrucción y perdición;10 porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores. 1 Timoteo 6.3-10

A la gran mayoria de personas nos gusta inovar. Nos gusta buscar formas de hacer cosas de manera diferente. Nos gusta ver que lo que hacemos resulta positivo porque hemos conseguido cambiar la perspectiva de como realizarlo. En las empresas siempre se busca el cambio (¡siempre para el bien de la empresa, eso si!) para que el trabajador rinda mas, y la relación de coste/producción sea mas elevado.

Pablo enumera aqui cuatro cosas de personas que quieren cambiar las cosas en cuanto al Evangelio. En cuanto a lo que se refiere la Biblia, hay dos palabras para otroallosheterosAllos simplemente quiere decir otro de lo mismo, o el mismo de otra forma. Heteros quiere decir algo completamente diferente de lo primero. Un ejemplo de esto podria ser cuando hablamos de la sexualidad de una persona, decimos que es “heterosexual” – cuando sigue el patron y la creación divina de relacionarse con personas del sexo opuesto. Sin embargo, piensa en cuando contamos un cuento que tiene representación en la que las cosas tienen un significado simbólico…esto se llama una alegoría. Es lo mismo de otra forma.

Pablo aqui usa la palabra hetero, algo completamente diferente a lo que es la “sanas palabras de nuestro Señor JesuCristo.” Estas “sanas palabras” viene del griego hugiainó,  de donde sacamos nuestra palabra higiene. Son palabras sanas, saludables, sin deformidad ni incapacidad. No tienen carencia.

“No queremos abolir la enseñanza y hacer a cada hombre su propio amo, pero si los curas no enseñan el evangelio, el laico debe tener la Escritura y leerla por sí mismo, tomando a Dios por su maestro.” William Tyndale

¿Quien es tu maestro? ¿Buscas aprender del Señor en tu andar diario o te conformas con leer rápidamente la Palabra para poder fichar ese dia “para la gloria de Dios”? Para poder disfrutar de las sanas palabras, va a requerir igual que si quieres comer sano: planificar tu dieta, decir que no a ciertas cosas y un control continuo de consumo. Y también el darte cuenta de que no se acaba. Una vida sana no es cuestión de una dieta esporádica.

Pablo da aqui el resultado de hombres que enseñan otras cosas, cosas que la Palabra de Dios no enseña:

  1. esta envanecido (GR- tuphoo) Literalmente esta palabra es que es humo, que su pensamiento esta con ceguera moral resultante de un juicio pobre que trae una mayor pérdida de la percepción espiritual. Eso hace que confie mas en si mismo y se envanece, se hincha y no puede pensar correctamente.
  2. nada sabe (GR – epistemai) Se refiere a la adquisición de conocimiento por el conocimiento prolongado, es decir, el esfuerzo personal sostenido. Para el creyente, este estudio cuidadoso (observación) se basa en tomar una postura que la Escritura es la Palabra de Dios y de practicar lo que en ella se indica. No es que esta persona sea tonta, inutil ni necia. Es muy posible que sea una persona inteligente y sabia, pero no es sabia EN o SOBRE (epi) la Palabra de Dios.
  3. delira – Os acordais de la palabra que dijimos sobre las palabras del Señor JesuCristo – hablamos que en castellano sacamos la palabra higiene. Pues bien, aqui vemos el negativo, o el lado contrario. La palabra en cuestion es nouseo de donde sacamos nauseas o una sensación de malestar. Alguna versión lo traduce como un interés morbido. Es una palabra fuerte, a la que Pablo usa para hablar de un intéres desmesurado en controversias y en disputas de palabras, de las cuales salen cosas aun mas desagradables:
    1. envidias – esta palabra nos habla de un deseo o sentimiento que amarga, bajo la influencia del pecado. Es la caracteristica miserable de estar contento cuando alguien experimenta algo desafortunado o incluso dolor; y por otra parte es una envidia celosa – un disgusto sobre la persona envidiada, no queriendo estar en ese mismo lugar, sino rebajar al objeto a su nivel.
    2. pleitos – ya hemos hablado en alguna otra ocasión de esta, pero es el espíritu de contención, alguien que siempre esta preparado para discusión, que tiene un afecto por la disputa.
    3. blasfemias – esta palabra es muy curiosa por como pensamos nosotros sobre la blasfemia. El diccionario dice “Palabra o expresión injuriosa que se dice contra Dios o las cosas sagradas.” Pero esta palabra aqui blasphemia viene de blax, lento o perezoso; pheme, que es reputación o fama. Literalmente es lento o perezoso para llamar algo bueno que realmente es bueno. ¿Cambia tu perspectiva de la blasfemia? Cambia la mía.
    4. malas sospechas – esto es que no hay nada en concreto, que es simplemente una suposición.
    5. disputas necias – viene de una palabra, diatribo, que tomamos nuestra palabra en castellano diatriba, e indica un mal empleo de las funciones, como cuando usas una herramienta para algo que no es. La definición literal que tenemos para esta palabra es una fricción constante corrompida. 
  4. toma la piedad como fuente de ganancia – aqui llegamos a un punto donde podríamos pasar tiempo y más tiempo. Pero quiero que pensemos en que  se esta refiriendo Pablo aquí. Creo que si te pones a pensar en todas estas cualidades negativas y le añades un afan de ganancia monetaria mediante su ministerio, tienes un cuadro bastante evidente de algunos personajes mediaticos, supuestamente cristianos, que estafan a miles de personas mediante sus intervenciones de sanidad, oraciones, etc. NO ESTA HABLANDO de alguien que recibe un sueldo por ministrar. Pablo mismo recibia ofrendas, aunque trabajaba con sus mas, y creo que esa es la forma más biblica de proceder. Pero como vemos, esta es una personas obsesionada con enriquecerse a costa de otros.
  5. Se nos habla ahora del antidoto o de la forma que podemos ajustar nuestra percepción para alinearlo con lo que Dios piensa. Y Pablo lo expresa de la siguiente forma: “Pero gran ganancia es la piedad acompañada de contentamiento” (v6). Esta palabra contentamiento es autoarkeia, e indica una independencia o una autosuficiencia por parte del individuo. Pero no es una independencia en si mismo, sino que es una dependencia de Dios, independiente  de lo que le rodea. Tienen todo lo que necesitan porque Cristo habita en ellos. Los valores son diferentes, las metas son diferentes, los habitos son diferentes. Hay contentamiento cuando encontramos nuestra suficiencia en Cristo. Es nuestra razón de ser, nuestro propósito, nuestra meta. Si quieres ponerlo en estos terminos, nuestra ganancia. Pablo mismo dice en Fil 1.21: “Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia.” Esto es el contentamiento verdadero, el independizarse de todo aquello que no es Cristo.

Podemos considerar unas palabras de Jesús para acabar (Mateo 6.25-34)

25 Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido? 26 Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas? 27 ¿Y quién de vosotros podrá, por mucho que se afane, añadir a su estatura un codo? 28 Y por el vestido, ¿por qué os afanáis? Considerad los lirios del campo, cómo crecen: no trabajan ni hilan; 29 pero os digo, que ni aun Salomón con toda su gloria se vistió así como uno de ellos. 30 Y si la hierba del campo que hoy es, y mañana se echa en el horno, Dios la viste así, ¿no hará mucho más a vosotros, hombres de poca fe? 31 No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos? 32 Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas. 33 Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas. 34 Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s