El movimiento del Cristiano

419179-movementEl miércoles estuvimos mirando y estudiando Hebreos 12.12-13:

Por lo cual, levantad las manos caídas y las rodillas paralizadas; 13 y haced sendas derechas para vuestros pies, para que lo cojo no se salga del camino, sino que sea sanado.

Esto se nos insta cuando vemos que Dios esta trayendo disciplina como buen Padre que es, y esta redarguyendo nuestras vidas de cosas que no deben estar ahi. Se nos insta que tenemos que hacer sendas rectas, sendas “orto” para poder andar correctamente. Hace dos domingos recordabamos la necesidad de ver la voluntad de Dios revelada en la Biblia, y el ultimo punto que vimos fue la necesidad de “movimiento“. Hoy vamos a continuar con ese hilo, pero ¿movimiento hacia donde?

La Biblia nos indica varios pasajes donde tenemos que estar yendo, y buscando.

  1. La primera cosa es IR. Es lo opuesto de quedarse quieto. Nos parece obvio, y quizás lo es, pero cuanto nos cuesta, salir de nuestra cascara pequeña y cómoda y salir a hacer lo que Dios nos ha pedido, y ¡claramente!
    1. Predicar el evangelio (Marcos 16.1-16)
    2. Hacer discipulos (Mat 28.18)
    3. La iglesia primitiva se lo tomaba esto en serio (Hechos 8.4)
  2. La segunda cosa es que tenemos que proseguir. Esto indica que tiene un coste. No podemos pensar que podemos ir cómodamente por la vida, sin preocupación, sin cargas y sin molestias. En Fil 3, Pablo indica que hay que proseguir hacia la meta, que esta delante y no detrás (v13) y que esta arriba y no abajo (v14).
  3. La tercera cosa que tenemos que movernos es en abundar.
    1. 1 Tes 3.12 perisseuó – estar rebosando, excediendo lo normal.  “Y el Señor os haga crecer y abundar en amor unos para con otros y para con todos, como también lo hacemos nosotros para con vosotros,”
    2. 1 Tes 4.1 “Por lo demás, hermanos, os rogamos y exhortamos en el Señor Jesús, que de la manera que aprendisteis de nosotros cómo os conviene conduciros y agradar a Dios, así abundéis más y más.”
    3. 2 Ped 1.8 “Porque si estas cosas están en vosotros, y abundan, no os dejarán estar ociosos ni sin fruto en cuanto al conocimiento de nuestro Señor Jesucristo.”
    4. 1 Cor 15.58 “Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano.”
  4. La cuarta cosa es crecimiento. ¿Como viene el crecimiento? ¿Que crece solo? ¿Que hay que nutrir? Si plantas semillas, ¿que esperas que crezca?
    1. Mateo 13 nos habla de crecimiento.
    2. 2 Ped 3.18 “Antes bien, creced en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. A él sea gloria ahora y hasta el día de la eternidad. Amén.”
    3. Crecimiento es clave. De hecho, la vida cristiana es crecimiento continuo, progreso constante en la vida de fe. La persona que decide que ya no quiere crecer debe examinar su vida a ver su relación con Dios, si hay pecado entorpeciendo su deseo de cercanía con Dios.
  5. La quinta cosa es perfección. Esta palabra simplemente quiere decir “madurez, completud, sin necesidad de nada.” Esto deberia ser nuestra meta.
    1. 2 Cor 13.9 “Por lo cual nos gozamos de que seamos nosotros débiles, y que vosotros estéis fuertes; y aun oramos por vuestra perfección.”
    2. Heb 6.1 “Por tanto, dejando ya los rudimentos de la doctrina de Cristo, vamos adelante a la perfección; no echando otra vez el fundamento del arrepentimiento de obras muertas, de la fe en Dios,”
    3. 2 Cor 7.1 “Así que, amados, puesto que tenemos tales promesas, limpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios.”
    4. Ef 4.12 “fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo,”

Tenemos que estar firmes, nos dice la escritura. Pero esto no se refiere a nuestras obras, sino a nuestra fe, tenemos que estar inamovibles – fundamentados en Cristo y en Su Evangelio.

¿Estas creciendo? ¿Estas buscando satisfacer las necesidades espirituales que ves en tu vida? ¿Estas ansioso de aprender más de Dios, de buscar su rostro, y de crecer más en Él?

Ese debe ser nuestro deseo – no que lo hayamos alcanzado ya, pero nos movemos, estamos caminando en esa dirección.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s