26 de septiembre

Dios de fidelidad y sin injusticia, justo y recto es El.

….aquel que juzga con justicia. Todos nosotros debemos comparecer ante el tribunal de Cristo, para que cada uno sea recompensado por sus hechos estando en el cuerpo, de acuerdo con lo que hizo, sea bueno o sea malo. De modo que cada uno de nosotros dará a Dios cuenta de sí mismo.
El alma que peque, ésa morirá. Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, nos apartamos cada cual por su camino; pero el Señor hizo que cayera sobre El la iniquidad de todos nosotros. La misericordia y la verdad se han encontrado, la justicia y la paz se han besado. La misericordia triunfa sobre el juicio. La paga del pecado es muerte, pero la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro. Un Dios justo y salvador; no hay ninguno fuera de mí… para demostrar en este tiempo su justicia, a fin de que El sea justo y sea el que justifica al que tiene fe en Jesús. Siendo justificados gratuitamente por su gracia por medio de la redención que es en Cristo Jesús.

Deut  32:4 I Ped 2:23 II Cor 5:10 Rom 14:12 Eze 18:4 Zac  13:7 Isa 53:6 Sal 85:10 Stg 2:13 Rom 6:23 Isa 45:21 Rom 3:26, 24


Sorbida es la muerte con victoria.

A Dios gracias, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo. Por cuanto los hijos participan de carne y sangre, El igualmente participó también de lo mismo, para anular mediante la muerte el poder de aquel que tenía el poder de la muerte, es decir, el diablo, y librar a los que por el temor a la muerte, estaban sujetos a esclavitud durante toda la vida. Y si hemos muerto con Cristo, creemos que también viviremos con El, sabiendo que Cristo, habiendo resucitado de entre los muertos, no volverá a morir; ya la muerte no tiene dominio sobre El. Porque por cuanto El murió, murió al pecado de una vez para siempre; pero en cuanto vive, vive para Dios. Así también vosotros, consideraos muertos para el pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús. Pero en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó.

I Cor  15:54, 57 Heb 2:14,15 Rom 6:8-11; 8:37

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s