22 de septiembre

Séale agradable mi meditación; yo me alegraré en el Señor.

Como el manzano entre los árboles del bosque, así es mi amado entre los jóvenes. A su sombra placentera me he sentado, y su fruto es dulce a mi paladar. Porque, ¿quién en el firmamento se puede comparar al Señor? ¿Quién entre los hijos de los poderosos es como el Señor. Mi amado es resplandeciente y rubio, distinguido entre diez mil. Una perla de gran valor. Jesucristo…el soberano de los reyes de la tierra. Su cabeza es como oro, oro puro, sus cabellos, como racimos de dátiles, negros como el cuervo. Y todo sometió bajo sus pies, y a El lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia, El es también la cabeza del cuerpo que es la iglesia; y El es el principio, el primogénito de entre los muertos, a fin de que El tenga en todo la primacía. Sus mejillas, como eras de bálsamo, como riberas de hierbas aromáticas. No pudo pasar inadvertido; Sus labios son lirios que destilan mirra líquida. ¡Jamás hombre alguno ha hablado como este hombre habla! Su aspecto, como el Líbano, gallardo como los cedros. Haz resplandecer tu rostro sobre tu siervo; ¡Alza, oh Señor, sobre nosotros la luz de tu rostro!

Sal 104:34 Cant  2:3 Sal 89:6 Cant  5:10 Mat 13:46 Apo  1:5 Cant  5:11 Efe 1:22 Col 1:18 Cant  5:13 Mar 7:24 Cant  5:13 Juan 7:46 Cant  5:15 Sal 31:16; 4:6


Padre mío, si es posible, que pase de mí esta copa; pero no sea como yo quiero, sino como tú quieras.

Ahora mi alma se ha angustiado; y ¿qué diré: Padre, sálvame de esta hora? Pero para esto he llegado a esta hora. Porque he descendido del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me envió. Se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. Cristo, en los días de su carne, habiendo ofrecido oraciones y súplicas con gran clamor y lágrimas al que podía librarle de la muerte, fue oído a causa de su temor reverente; y aunque era Hijo, aprendió obediencia por lo que padeció. ¿O piensas que no puedo rogar a mi Padre, y El pondría a mi disposición ahora mismo más de doce legiones de ángeles? Así está escrito, que el Cristo padeciera y resucitara de entre los muertos al tercer día; y que en su nombre se predicara el arrepentimiento para el perdón de los pecados a todas las naciones.

Mat  26:39 Juan 12:27 Juan 6:38 Fil  2:8 Heb 5:7,8 Mat  26:53 Luc  24:46,47

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s