11 de septiembre

11 de septiembre

No os adaptéis a este mundo, sino transformaos mediante la renovación de vuestra mente.

No seguirás a la multitud para hacer el mal ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad hacia Dios? Por tanto, el que quiere ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios. ¿Qué asociación tienen la justicia y la iniquidad? ¿O qué comunión la luz con las tinieblas? ¿O qué armonía tiene Cristo con Belial? ¿O qué tiene en común un creyente con un incrédulo? ¿O qué acuerdo tiene el templo de Dios con los ídolos? No améis al mundo ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. Y el mundo pasa, y también sus pasiones, pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre….Anduvisteis en otro tiempo según la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia. Pero vosotros no habéis aprendido a Cristo de esta manera, si en verdad lo oísteis y habéis sido enseñados en El, conforme a la verdad que hay en Jesús,

Rom 12:2 Éxo 23:2 Stg 4:4 II Cor 6:14-16 I Juan 2:15,17 Efe  2:2; 4:20,21


Sale el hombre a su trabajo, y a su labor hasta el atardecer.

Con el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra. Cuando estábamos con vosotros os ordenábamos esto: Si alguno no quiere trabajar, que tampoco coma. Que tengáis por vuestra ambición el llevar una vida tranquila, y os ocupéis en vuestros propios asuntos y trabajéis con vuestras manos. Todo lo que tu mano halle para hacer, hazlo según tus fuerzas; porque no hay actividad ni propósito ni conocimiento ni sabiduría en el Seol adonde vas. La noche viene cuando nadie puede trabajar. No nos cansemos de hacer el bien, pues a su tiempo, si no nos cansamos, segaremos. Por tanto, mis amados hermanos, estad firmes, constantes, abundando siempre en la obra del Señor, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano. Queda, por tanto, un reposo sagrado para el pueblo de Dios…a nosotros que hemos soportado el peso y el calor abrasador del día. Aquí hay reposo, dad reposo al cansado; y: Aquí hay descanso.

Sal 104:23 Gén 3:19 II Tes  3:10 I Tes  4:11Ecl 9:10 Juan 9:4  Gál 6:9 I Cor  15:58 Heb 4:9 Mat  20:12 Isa  28:12

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s