3 de septiembre

Nada leudado se verá contigo, ni levadura alguna se verá en todo tu territorio.

El temor del Señor es aborrecer el mal… aborreciendo lo malo. Absteneos de toda especie de mal. Mirad bien de que nadie deje de alcanzar la gracia de Dios; de que ninguna raíz de amargura, brotando, cause dificultades y por ella muchos sean contaminados; Si observo iniquidad en mi corazón, el Señor no me escuchará. ¿No sabéis que un poco de levadura fermenta toda la masa? Limpiad la levadura vieja para que seáis masa nueva, así como lo sois, sin levadura. Porque aun Cristo, nuestra Pascua, ha sido sacrificado por nosotros. Por tanto, celebremos la fiesta no con la levadura vieja, ni con la levadura de malicia y maldad, sino con panes sin levadura de sinceridad y de verdad. Por tanto, examínese cada uno a sí mismo, y entonces coma del pan y beba de la copa. Que se aparte de la iniquidad todo aquel que menciona el nombre del Señor. Porque convenía que tuviéramos tal sumo sacerdote: santo, inocente, inmaculado, apartado de los pecadores y exaltado más allá de los cielos. En El no hay pecado.

Éxo 13:7 Prov 8:13 Rom 12:9 I Tes  5:22 Heb 12:15 Sal 66:18 I Cor 5:6-8; 11:28 II Tim 2:19 Heb 7:26 I Juan 3:5


Y la serpiente dijo a la mujer: Ciertamente no moriréis. ..serán abiertos vuestros ojos y seréis como Dios, conociendo el bien y el Mal

Pero temo que, así como la serpiente con su astucia engañó a Eva, vuestras mentes sean desviadas de la sencillez y pureza de la devoción a Cristo. Por lo demás, fortaleceos en el Señor y en el poder de su fuerza. Revestíos con toda la armadura de Dios para que podáis estar firmes contra las insidias del diablo. Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiéndolo hecho todo, estar firmes. Estad, pues, firmes, ceñida vuestra cintura con la verdad, revestidos con la coraza de la justicia, y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz; en todo, tomando el escudo de la fe con el que podréis apagar todos los dardos encendidos del maligno. Tomad también el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu que es la palabra de Dios….para que Satanás no tome ventaja sobre nosotros, pues no ignoramos sus ardides.

Gén 3:4,5 II Cor  11:3 Efe  6:10,11, 13-17 II Cor  2:11

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s