1 de septiembre

Mas el fruto del Espíritu es mansedumbre.

Los mansos aumentarán también su alegría en el Señor, los necesitados de la humanidad se regocijarán en el Santo de Israel. Si no os convertís y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos. Así pues, cualquiera que se humille como este niño, ése es el mayor en el reino de los cielos. Que vuestro adorno no sea externo…sino que sea el yo interno, con el adorno incorruptible de un espíritu manso y sereno, lo cual es precioso delante de Dios. El amor no es jactancioso, no es arrogante… Pero tú, oh hombre de Dios,… sigue la mansedumbre…Tomad mi yugo sobre vosotros y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón. Fue oprimido y afligido, pero no abrió su boca; como cordero que es llevado al matadero, y como oveja que ante sus trasquiladores permanece muda, no abrió El su boca. También Cristo sufrió por vosotros, dejándoos ejemplo para que sigáis sus pisadas, el cual no cometió pecado, ni engaño alguno se hallo en su boca; y quien cuando le ultrajaban, no respondía ultrajando; cuando padecía, no amenazaba, sino que se encomendaba a aquel que juzga con justicia.

Gál  5:23 Isa 29:19 Mat  18:3,4 I Ped 3:4 I Cor 13:4 I Ti 6:11 Mat  11:29 Isa 53:7 I Ped 2:21-23


Negociad con esto hasta que regrese.

El Hijo del Hombre es como un hombre que se fue de viaje, y al salir de su casa dejó a sus siervos encargados, asignándole a cada uno su tarea, y ordenó al portero que estuviera alerta. A uno le dio cinco talentos, a otro dos, y a otro uno, a cada uno conforme a su capacidad; y se fue de viaje. Nosotros debemos hacer las obras del que me envió mientras es de día; la noche viene cuando nadie puede trabajar. ¿Acaso no sabíais que me era necesario estar en la casa de mi Padre? ….dejándoos ejemplo para que sigáis sus pisadas. Predica la palabra; insiste a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con mucha paciencia e instrucción. La obra de cada uno se hará evidente; porque el día la dará a conocer. Por tanto, mis amados hermanos, estad firmes, constantes, abundando siempre en la obra del Señor, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano.

Luc  19:13 Mar 13:34 Mat  25:15 Juan 9:4 Luc  2:49 I Ped 2:21 II Tim  4:2 I Cor  3:13; 15:58

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s