30 de septiembre

El sabe el camino que tomo; cuando me haya probado, saldré como el oro.

Porque El conoce nuestra condición, se acuerda de que somos polvo. El no castiga por gusto, ni aflige a los hijos de los hombres. El sólido fundamento de Dios permanece firme, teniendo este sello: El Señor conoce a los que son suyos, y: Que se aparte de la iniquidad todo aquel que menciona el nombre del Señor. Ahora bien, en una casa grande no solamente hay vasos de oro y de plata, sino también de madera y de barro, y unos para honra y otros para deshonra. Por tanto, si alguno se limpia de estas cosas, será un vaso para honra, santificado, útil para el Señor, preparado para toda buena obra. Y El se sentará como fundidor y purificador de plata, y purificará a los hijos de Leví y los acrisolará como a oro y como a plata, y serán los que presenten ofrendas en justicia al Señor. Los refinaré como se refina la plata, y los probaré como se prueba el oro.  Invocará él mi nombre, y yo le responderé; diré: El es mi pueblo, y él dirá: El Señor es mi Dios.

Job 23:10 Sal 103:14 Lam. 3:33 II Tim 2:19-21 Mal 3:3 Zac 13:9


Señor, muéstrame tus caminos, y enséñame tus sendas.

Moisés dijo al Señor: Si he hallado gracia ante tus ojos, te ruego que me hagas conocer tus caminos para que yo te conozca y halle gracia ante tus ojos. Y El respondió: Mi presencia irá contigo, y yo te daré descanso. A Moisés dio a conocer sus caminos, y a los hijos de Israel sus obras. Dirige a los humildes en la justicia, y enseña a los humildes su camino. ¿Quién es el hombre que teme al Señor? El le instruirá en el camino que debe escoger. Confía en el Señor con todo tu corazón, y no te apoyes en tu propio entendimiento. Reconócele en todos tus caminos, y El enderezará tus sendas. Me darás a conocer la senda de la vida; en tu presencia hay plenitud de gozo; en tu diestra, deleites para siempre. Yo te haré saber y te enseñaré el camino en que debes andar; te aconsejaré con mis ojos puestos en ti. Mas la senda de los justos es como la luz de la aurora, que va aumentando en resplandor hasta que es pleno día.

Sal 25:4 Éxo  33:12-14 Sal 103:7; 25:9,12 Prov 3:5,6 Sal 16:11; 32:8 Prov 4:18

29 de septiembre

En esto conocemos el amor: en que El puso su vida por nosotros.

…conocer el amor de Cristo que sobrepasa el conocimiento. Nadie tiene un amor mayor que éste: que uno dé su vida por sus amigos. Porque conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que siendo rico, sin embargo por amor a vosotros se hizo pobre, para que vosotros por medio de su pobreza llegarais a ser ricos. Amados, si Dios así nos amó, también nosotros debemos amarnos unos a otros. Sed más bien amables unos con otros, misericorDiosos, perdonándoos unos a otros, así como también Dios os perdonó en Cristo… soportándoos unos a otros y perdonándoos unos a otros, si alguno tiene queja contra otro; como Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros. Porque ni aun el Hijo del Hombre vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos. Porque para este propósito habéis sido llamados, pues también Cristo sufrió por vosotros, dejándoos ejemplo para que sigáis sus pisadas.
Pues si yo, el Señor y el Maestro, os lavé los pies, vosotros también debéis lavaros los pies unos a otros. Porque os he dado ejemplo, para que como yo os he hecho, vosotros también hagáis.  Nosotros debemos poner nuestras vidas por los hermanos.

I Juan 3:16 Efe  3:19 Juan 15:13 II Cor 8:9 I Juan 4:11 Efe 4:32 Col 3:13 Mar 10:45 I Ped2:21 Juan 13:14,15 I Juan 3:16


Todo lo que hace el Padre, eso también hace el Hijo de igual manera.

El Señor da sabiduría, de su boca vienen el conocimiento y la inteligencia.Yo os daré palabras y sabiduría que ninguno de vuestros adversarios podrá resistir ni refutar. Espera al Señor; esfuérzate y aliéntese tu corazón. Sí, espera al Señor. Bástate gracia, pues mi poder se perfecciona en la debilidad… los santificados en Dios Padre… Porque tanto el que santifica como los que son santificados, son todos de un Padre; por lo cual El no se avergüenza de llamarlos hermanos. ¿No lleno yo los cielos y la tierra? dice el Señor. La plenitud de aquel que lo llena todo en todo. Yo, yo soy el Señor, y fuera de mí no hay salvador. Gracia y paz de Dios el Padre y de Cristo Jesús nuestro Salvador.

Juan 5:19 Prov 2:6 Luc  21:15 Sal 27:14 II Cor  12:9 Jud 1:1 Heb 2:11 Jer 23:24 Efe  1:23 Isa 43:11 Juan 4:42 Tit. 1:4

28 de septiembre

Invocarán mi nombre sobre los hijos de Israel, y yo los bendeciré.

Oh Señor, Dios nuestro, otros Señores fuera de ti nos han gobernado; pero en ti solo confesamos tu nombre. Hemos venido a ser como aquellos sobre los que nunca gobernaste, como aquellos que nunca fueron llamados por tu nombre. Entonces verán todos los pueblos de la tierra que sobre ti es invocado el nombre del Señor; y te temerán. Porque el Señor, a causa de su gran nombre, no desamparará a su pueblo, pues el Señor se ha complacido en haceros pueblo suyo. ¡Oh Señor, escucha! ¡Señor, perdona! ¡Señor, atiende y actúa! ¡No tardes, por amor de ti mismo, Dios mío! Porque tu nombre se invoca sobre tu ciudad y sobre tu pueblo. Ayúdanos oh Dios de nuestra salvación, por la gloria de tu nombre líbranos y perdona nuestros pecados por amor de tu nombre. ¿Por qué han de decir las naciones: Dónde está su Dios? El nombre del Señor es torre fuerte, a ella corre el justo y está a salvo.

Núm  6:27 Isa 26:13; 63:19 Deut  28:10 I Sam  12:22 Dan 9:19 Sal 79:9,10 Prov 18:10


Los cielos proclaman la gloria de Dios, y la expansión anuncia la obra de sus manos. Desde la creación del mundo, sus atributos invisibles, su eterno poder y divinidad, se han visto con toda claridad, siendo entendidos por medio de lo creado.

No dejó de dar testimonio de sí mismo. Un día transmite el mensaje al otro día, y una noche a la otra noche revela sabiduría. No hay mensaje, no hay palabras; no se oye su voz. Cuando veo tus cielos, obra de tus dedos, la luna y las estrellas que tú has establecido, digo: ¿Qué es el hombre para que de él te acuerdes, y el hijo del hombre para que lo cuides? Hay una gloria del sol, y otra gloria de la luna, yotra gloria de las estrellas; pues una estrella es distinta de otra estrella en gloria. Así es también la resurrección de los muertos. Se siembra un cuerpo corruptible, se resucita un cuerpo incorruptible; Los entendidos brillarán como el resplandor del firmamento, y los que guiaron a muchos a la justicia, como las estrellas, por siempre jamás.

Sal 19:1 Rom 1:20 Hch 14:17 Sal 19:2,3; 8:3,4 I Cor  15:41,42 Dan 12:3

27 de septiembre

Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que El os exalte a su debido tiempo.

Abominación al Señor es todo el que es altivo de corazón; ciertamente no quedará sin castigo. Mas ahora, oh Señor, tú eres nuestro Padre, nosotros el barro, y tú nuestro alfarero; obra de tus manos somos todos nosotros. No te enojes en exceso, oh Señor, ni para siempre te acuerdes de la iniquidad; he aquí, mira, te rogamos, todos nosotros somos tu pueblo. Me has castigado, y castigado fui como becerro indómito. Hazme volver para que sea restaurado, pues tú, Señor, eres mi Dios. Porque después que me aparté, me arrepentí, y después que comprendí, me di golpes en el muslo; me avergoncé y también me humillé, porque llevaba el oprobio de mi juventud. Bueno es para el hombre llevar el yugo en su juventud. Porque la aflicción no viene del polvo, ni brota el infortunio de la tierra; porque el hombre nace para la aflicción, como las chispas vuelan hacia arriba.

I Ped 5:6 Prov 16:5 Isa  64:8,9 Jer 31:18,19 Lam. 3:27 Job 5:6,7


¿Con que Dios os ha dicho…?

Y acercándose el tentador, le dijo: Si eres Hijo de Dios.. Jesús le dijo: Está escrito… También está escrito ….Porque escrito está. …El diablo entonces le dejó. Y él respondió: No puedo volver contigo ni ir contigo; tampoco comeré pan ni beberé agua contigo en este lugar. Porque me vino un mandato por palabra del Señor: “No comerás pan ni beberás agua allí, ni volverás por el camino que fuiste.” Y el otro le respondió: Yo también soy profeta como tú, y un ángel me habló por palabra del Señor, diciendo: “Tráelo contigo a tu casa, para que coma pan y beba agua.” Pero le estaba mintiendo. Entonces se volvió con él, comió pan en su casa y bebió agua. Y cuando el profeta que le había hecho volver del camino lo oyó, dijo: Es el hombre de Dios, que desobedeció el mandato del Señor; por tanto el Señor lo ha entregado al león que lo ha desgarrado y matado, conforme a la palabra que el Señor le había hablado. Pero si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciara otro evangelio contrario al que os hemos anunciado, sea anatema. En mi corazón he atesorado tu palabra, para no pecar contra ti.

Gén 3:1 Mat  4:3,4,7,10,11 I Re  13:16-19, 26 Gál  1:8 Sal 119:11

26 de septiembre

Dios de fidelidad y sin injusticia, justo y recto es El.

….aquel que juzga con justicia. Todos nosotros debemos comparecer ante el tribunal de Cristo, para que cada uno sea recompensado por sus hechos estando en el cuerpo, de acuerdo con lo que hizo, sea bueno o sea malo. De modo que cada uno de nosotros dará a Dios cuenta de sí mismo.
El alma que peque, ésa morirá. Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, nos apartamos cada cual por su camino; pero el Señor hizo que cayera sobre El la iniquidad de todos nosotros. La misericordia y la verdad se han encontrado, la justicia y la paz se han besado. La misericordia triunfa sobre el juicio. La paga del pecado es muerte, pero la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro. Un Dios justo y salvador; no hay ninguno fuera de mí… para demostrar en este tiempo su justicia, a fin de que El sea justo y sea el que justifica al que tiene fe en Jesús. Siendo justificados gratuitamente por su gracia por medio de la redención que es en Cristo Jesús.

Deut  32:4 I Ped 2:23 II Cor 5:10 Rom 14:12 Eze 18:4 Zac  13:7 Isa 53:6 Sal 85:10 Stg 2:13 Rom 6:23 Isa 45:21 Rom 3:26, 24


Sorbida es la muerte con victoria.

A Dios gracias, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo. Por cuanto los hijos participan de carne y sangre, El igualmente participó también de lo mismo, para anular mediante la muerte el poder de aquel que tenía el poder de la muerte, es decir, el diablo, y librar a los que por el temor a la muerte, estaban sujetos a esclavitud durante toda la vida. Y si hemos muerto con Cristo, creemos que también viviremos con El, sabiendo que Cristo, habiendo resucitado de entre los muertos, no volverá a morir; ya la muerte no tiene dominio sobre El. Porque por cuanto El murió, murió al pecado de una vez para siempre; pero en cuanto vive, vive para Dios. Así también vosotros, consideraos muertos para el pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús. Pero en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó.

I Cor  15:54, 57 Heb 2:14,15 Rom 6:8-11; 8:37

25 de septiembre

Tenga la paciencia perfecto su fruto en vosotros, para que seáis perfectos y completos, sin faltar en ninguna cosa.

En lo cual os regocijáis grandemente, aunque ahora, por un poco de tiempo si es necesario, seáis afligidos con diversas pruebas, para que la prueba de vuestra fe, más preciosa que el oro que perece, aunque probado por fuego, sea hallada que resulta en alabanza, gloria y honor en la revelación de Jesucristo. Nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia; y la paciencia, carácter probado; y el carácter probado, esperanza. Bueno es esperar en silencio la salvación del Señor. Sabiendo que tenéis para vosotros mismos una mejor y más duradera posesión. Por tanto, no desechéis vuestra confianza, la cual tiene gran recompensa. Porque tenéis necesidad de paciencia, para que cuando hayáis hecho la voluntad de Dios, obtengáis la promesa. Nuestro Señor Jesucristo mismo, y Dios nuestro Padre, que nos amó y nos dio consuelo eterno y buena esperanza por gracia, consuele vuestros corazones y os afirme en toda obra y palabra buena.

Stg 1:4 I Ped 1:6,7 Rom 5:3,4 Lam.3:26 Heb 10:34-36 II Tes  2:16,17


Dios juzgará los secretos de los hombres mediante Cristo Jesús.

No juzguéis antes de tiempo, sino esperad hasta que el Señor venga, el cual sacará a la luz las cosas ocultas en las tinieblas y también pondrá de manifiesto los designios de los corazones; y entonces cada uno recibirá su alabanza de parte de Dios. Porque ni aun el Padre juzga a nadie, sino que todo juicio se lo ha confiado al Hijo…y le dio autoridad para ejecutar juicio, porque es el Hijo del Hombre. El Hijo de Dios… tiene ojos como llama de fuego.Y dicen: ¿Cómo lo sabe Dios? ¿Y hay conocimiento en el Altísimo? Estas cosas has hecho, y yo he guardado silencio; pensaste que yo era tal como tú; pero te reprenderé, y delante de tus ojos expondré tus delitos. Nada hay encubierto que no haya de ser revelado, ni oculto que no haya de saberse. Señor, todo mi anhelo está delante de ti, y mi suspiro no te es oculto. Examíname, oh Señor, y pruébame; escudriña mi mente y mi corazón.

Rom  2:16 I Cor  4:5 Juan 5:22,27 Apo  2:18 Sal 73:11; 50:21 Luc 12:2 Sal 38:9; Sal 26:2

24 de septiembre

Estar cerca de Dios es mi bien.

Oh Señor, yo amo la habitación de tu casa, y el lugar donde habita tu gloria. Mejor es un día en tus atrios que mil fuera de ellos. Prefiero estar en el umbral de la casa de mi Dios que morar en las tiendas de impiedad. Cuán bienaventurado es el que tú escoges, y acercas a ti, para que more en tus atrios. Seremos saciados con el bien de tu casa, tu santo templo. Bueno es el Señor para los que en El esperan, para el alma que le busca. El Señor espera para tener piedad de vosotros, y por eso se levantará para tener compasión de vosotros. El Señor es un Dios de justicia; ¡cuán bienaventurados son todos los que en El esperan! Entonces, hermanos, puesto que tenemos confianza para entrar al Lugar Santísimo por la sangre de Jesús, por un camino nuevo y vivo que El inauguró para nosotros por medio del velo, es decir, su carne, acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, teniendo nuestro corazón purificado de mala conciencia y nuestro cuerpo lavado con agua pura.

Sal 73:28; 26:8; 84:10; 65:4 Lam. 3:25 Isa  30:18 Heb 10:19,20,22


Porque conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo.

El Verbo se hizo carne, y habitó entre nosotros, y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad. Eres el más hermoso de los hijos de los hombres; la gracia se derrama en tus labios; por tanto, Dios te ha bendecido para siempre. Todos hablaban bien de El y se maravillaban de las palabras llenas de gracia que salían de su boca. Habéis probado la benignidad del Señor. El que cree en el Hijo de Dios tiene el testimonio en sí mismo; el que no cree a Dios, ha hecho a Dios mentiroso, porque no ha creído en el testimonio que Dios ha dado respecto a su Hijo. Probad y ved que el Señor es bueno. ¡Cuán bienaventurado es el hombre que en El se refugia! A su sombra placentera me he sentado, y su fruto es dulce a mi paladar. A cada uno de nosotros se nos ha concedido la gracia conforme a la medida del don de Cristo. Según cada uno ha recibido un don especial, úselo sirviéndoos los unos a los otros como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios.

II Cor  8:9 Juan 1:14 Sal 45:2 Luc  4:22 I Ped 2:3 I Juan 5:10 Sal 34:8 Cant  2:3 Efe  4:7 I Ped 4:10

23 de septiembre

Nuestro Dios no nos ha abandonado.

Amados, no os sorprendáis del fuego de prueba que en medio de vosotros ha venido para probaros, como si alguna cosa extraña os estuviera aconteciendo. Es para vuestra corrección que sufrís; Dios os trata como a hijos; porque ¿qué hijo hay a quien su padre no discipline? Pero si estáis sin disciplina, de la cual todos han sido hechos participantes, entonces sois hijos ilegítimos y no hijos verdaderos. El Señor tu Dios te está probando para ver si amas al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma. Porque el Señor, a causa de su gran nombre, no desamparará a su pueblo, pues el Señor se ha complacido en haceros pueblo suyo. ¿Puede una mujer olvidar a su niño de pecho, sin compadecerse del hijo de sus entrañas? Aunque ellas se olvidaran, yo no te olvidaré.Bienaventurado aquel cuya ayuda es el Dios de Jacob, cuya esperanza está en el Señor su Dios, ¿Y no hará Dios justicia a sus escogidos, que claman a El día y noche? ¿Se tardará mucho en responderles? Os digo que pronto les hará justicia.

Esdras 9:9 I Ped4:12 Heb 12:7,8 Deut  13:3 I Sam 12:22 Isa 49:15 Sal 146:5 Luc 18:7,8


El vencedor heredará estas cosas.

Si hemos esperado en Cristo para esta vida solamente, somos, de todos los hombres, los más dignos de lástima. Pero en realidad, anhelan una patria mejor, es decir, celestial. Por lo cual, Dios no se avergüenza de ser llamado Dios de ellos, pues les ha preparado una ciudad…una herencia incorruptible, inmaculada, y que no se marchitará, reservada en los cielos para vosotros… todo es vuestro; o el mundo, o la vida, o la muerte, o lo presente, o lo por venir, todo es vuestro, Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, ni han entrado al corazón del hombre, son las cosas que Dios ha preparado para los que le aman. Pero Dios nos las reveló por medio del Espíritu, porque el Espíritu todo lo escudriña, aun las profundidades de Dios. Tened cuidado para que no perdáis lo que hemos logrado, sino que recibáis abundante recompensa. Despojémonos también de todo peso y del pecado que tan fácilmente nos envuelve, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante.

Apo  21:7 I Cor  15:19 Heb 11:16 I Ped 1:4 I Cor  3:21,22 I Cor  2:9,10 II Juan 8 Heb 12:1

22 de septiembre

Séale agradable mi meditación; yo me alegraré en el Señor.

Como el manzano entre los árboles del bosque, así es mi amado entre los jóvenes. A su sombra placentera me he sentado, y su fruto es dulce a mi paladar. Porque, ¿quién en el firmamento se puede comparar al Señor? ¿Quién entre los hijos de los poderosos es como el Señor. Mi amado es resplandeciente y rubio, distinguido entre diez mil. Una perla de gran valor. Jesucristo…el soberano de los reyes de la tierra. Su cabeza es como oro, oro puro, sus cabellos, como racimos de dátiles, negros como el cuervo. Y todo sometió bajo sus pies, y a El lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia, El es también la cabeza del cuerpo que es la iglesia; y El es el principio, el primogénito de entre los muertos, a fin de que El tenga en todo la primacía. Sus mejillas, como eras de bálsamo, como riberas de hierbas aromáticas. No pudo pasar inadvertido; Sus labios son lirios que destilan mirra líquida. ¡Jamás hombre alguno ha hablado como este hombre habla! Su aspecto, como el Líbano, gallardo como los cedros. Haz resplandecer tu rostro sobre tu siervo; ¡Alza, oh Señor, sobre nosotros la luz de tu rostro!

Sal 104:34 Cant  2:3 Sal 89:6 Cant  5:10 Mat 13:46 Apo  1:5 Cant  5:11 Efe 1:22 Col 1:18 Cant  5:13 Mar 7:24 Cant  5:13 Juan 7:46 Cant  5:15 Sal 31:16; 4:6


Padre mío, si es posible, que pase de mí esta copa; pero no sea como yo quiero, sino como tú quieras.

Ahora mi alma se ha angustiado; y ¿qué diré: Padre, sálvame de esta hora? Pero para esto he llegado a esta hora. Porque he descendido del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me envió. Se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. Cristo, en los días de su carne, habiendo ofrecido oraciones y súplicas con gran clamor y lágrimas al que podía librarle de la muerte, fue oído a causa de su temor reverente; y aunque era Hijo, aprendió obediencia por lo que padeció. ¿O piensas que no puedo rogar a mi Padre, y El pondría a mi disposición ahora mismo más de doce legiones de ángeles? Así está escrito, que el Cristo padeciera y resucitara de entre los muertos al tercer día; y que en su nombre se predicara el arrepentimiento para el perdón de los pecados a todas las naciones.

Mat  26:39 Juan 12:27 Juan 6:38 Fil  2:8 Heb 5:7,8 Mat  26:53 Luc  24:46,47

21 de septiembre

Y sabemos que para los que aman a Dios, todas las cosas cooperan para bien.

Pues el furor del hombre te alabará; con un residuo de furor te ceñirás. Vosotros pensasteis hacerme mal, pero Dios lo tornó en bien. Todo es vuestro: …o el mundo, o la vida, o la muerte, o lo presente, o lo por venir, todo es vuestro, y vosotros de Cristo, y Cristo de Dios. Porque todo esto es por amor a vosotros, para que la gracia que se está extendiendo por medio de muchos, haga que las acciones de gracias abunden para la gloria de Dios. Por tanto no desfallecemos, antes bien, aunque nuestro hombre exterior va decayendo, sin embargo nuestro hombre interior se renueva de día en día. Pues esta aflicción leve y pasajera nos produce un eterno peso de gloria que sobrepasa toda comparación. Tened por sumo gozo, hermanos míos, el que os halléis en diversas pruebas, sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia, y que la paciencia ha de tener su perfecto resultado, para que seáis perfectos y completos, sin que os falte nada.

Rom  8:28 Sal 76:10 Gén 50:20 I Cor 3:21-23 II Cor  4:15-17 Stg 1:2-4


La comunión del Espíritu Santo sean con todos vosotros.

Yo rogaré al Padre, y El os dará otro Consolador para que esté con vosotros para siempre; es decir, el Espíritu de verdad, a quien el mundo no puede recibir, porque ni le ve ni le conoce, pero vosotros sí le conocéis porque mora con vosotros y estará en vosotros…no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oiga, y os hará saber lo que habrá de venir. El me glorificará, porque tomará de lo mío y os lo hará saber. El amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por medio del Espíritu Santo que nos fue dado. Pero el que se une al Señor, es un espíritu con El. ¿O no sabéis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, que está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? Y no entristezcáis al Espíritu Santo de Dios, por el cual fuisteis sellados para el día de la redención. El Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; porque no sabemos orar como debiéramos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles.

II Cor 3:14 Juan 14:16,17; 16:13,14 Rom 5:5 I Cor  6:17,19 Efe  4:30 Rom 8:26