Es una buena cosa…”pero”

Palabra fiel: Si alguno anhela obispado, buena obra desea.Pero es necesario que el obispo sea irreprensible, marido de una sola mujer, sobrio, prudente, decoroso, hospedador, apto para enseñar; no dado al vino, no pendenciero, no codicioso de ganancias deshonestas, sino amable, apacible, no avaro; que gobierne bien su casa, que tenga a sus hijos en sujeción con toda honestidad (pues el que no sabe gobernar su propia casa, ¿cómo cuidará de la iglesia de Dios?); no un neófito, no sea que envaneciéndose caiga en la condenación del diablo. También es necesario que tenga buen testimonio de los de afuera, para que no caiga en descrédito y en lazo del diablo.

1 Tim 3.1-7

La pregunta que más típicamente se le pregunta a un niño o niña es “¿Y tu, que quieres ser de mayor?” Como cristianos, no nos hacemos esa pregunta lo suficientemente amenudo. Nos conformamos con vivir nuestras infantiles vidas, sin querer crecer ni tener metas ni desear más.

El hecho de anhelar, o desear o querer ser obispo, es un buen trabajo que quiere. Se hace raro, por eso que alguien desee ser un obispo, tal cual lo entendemos hoy en dia con la Iglesia Románica, por tanto: ¿que quiere decir?

La palabra en si es una palabra generica (epi+scopeo) que es literalmente apropiado o que coge bien la forma  mirar intensamente. Es un sobreveedor; es sobreveer que de forma natural provee por las necesidades y atenciones que se han descubierto al ver.

Muchos nos dedicamos simplemente a ver. Vemos y nos da igual lo que vemos. Pero aqui, este hombre, su ministerio es ver, cuidar y cuando ve algo que se tiene que arreglar, ¡lo arregla! Si alguien tiene una deficiencia, esta ahí para suplir por ella.

¡Que imagen de un cuidador vigilante! ¡Cuan diferente es a la imagen del “pastor” que habitualmente tenemos pensado!

Pero Pablo, siendo Pablo, no va a dejar las cosas ahí. No le esta diciendo a Timoteo “buena cosa has escogido Timoteo, espero que te vaya bien; dale gloria a Dios y todo te ira bien”, no, lejos de ahí, Pablo va a comenzar ahora en el versículo 2 y continuara hablando de los ministerios en la Iglesia hasta el versículo 13. Y en especial para los que quieren sobrever les da unas pautas especificas que deben seguir.

Y es que el versículo 2 comienza con “PERO” en nuestras Biblias, pero en el Griego comienza con el “es necesario” poniendo el énfasis no tanto en lo negativo de el “pero” sino en la necesidad de ser coherentes con lo que se desea. Si quieres ser pastor, ayudar a una congregación, ser útil al Señor: no basta con simplemente “quererlo” aunque eso en si, es bueno, hay unas obligaciones.

Si, son obligaciones, porque esta palabra que se traduce como “necesario” es δεῖ/dei – y habla de algo inevitable, o algo que es absolutamente necesario, es imprescindible. Cambia un poco de “simplemente” necesario, ¿verdad?

¿Y cuantas hay? Pues esa es la razón que este post está dividido, no hay nada mas y nada menos que 16 obligaciones para el que quiere ser obispo, sobreveedor, o en nuestro contexto inmediato, pastor.

  1. (v2) Irreprensible – ἀνεπίληπτος/anipliemptos – quiere decir que esta persona esa por encima de recibir culpa de algo cuando se analiza todo el cuadro. La idea es que alguien esta intentando tachar el nombre de esa persona, pero no encuentra suficientes pruebas para ello. Aparece solo dos veces mas, las dos en 1a de Timoteo, pero miraremos solo la ultima, que esta en 6.14: “…que guardes el mandamiento sin mácula ni reprensión, hasta la aparición de nuestro Señor Jesucristo.” Aqui se le insta al hombre de Dios de guardar el mandamiento de una forma pura, sin mancha, y también de forma irreprensible. No se le puede juzgar en cuanto a ello.
  2. (v2) Marido de una sola mujer – aunque en el GR no indica el “sola”, si que es evidente que es una única; la consideración es que no tenga multiples mujeres, aparte de ser bastante claro en otros dos respectos: A) el hombre que desea ser obispo, sobreveedor, debe estar casado y B) no puede ser una mujer una sobreveedora! Parecería algo obvio, pero la Biblia no deja lugar a duda de que la mujer por posición divinamente aprobada no debe liderar en la Iglesia.
  3. (v2) sobrio – νηφαλέος/nephailos – es que no esta embriagado, es un hombre sobrio: pero también tiene entrelazado de que porqué está sobrio, tiene su razón consigo, y por lo tanto puede tomar decisiones sin cosas externas que le influencien. Otro comenta que es un hombre que no tiene influencias que dominen su vida. Las otras dos veces que se ve esta palabra, un poco mas adelante en el capítulo, cuando habla de diaconisas, usa la misma palabra, y después en Tito 2.2, hablando de los ancianos.
  4. (v2) prudente – σώφρων/sofron – tenemos “prudente” como adjetivo para esta palabra, y cuando pensamos en alguien prudente nos referimos a alguien que piensa acerca de los riesgos posibles que conllevan ciertos acontecimientos o actividades, y adecua o modifica la conducta para no recibir o producir perjuicios innecesarios. Pero esta palabra va mucho mas allá. Es una persona bien-balanceada de acuerdo a la perspectiva divina. “Esto se refiere a alguien que no se controla a si mismo, sino que es controlado por Dios” (K. Wuest, Word Studies, 2, 46). No es que algo se haga o no por las consecuencias “humanas” sino que hay que mirarlo desde la perspectiva de Dios. La raiz de esta palabra viene de soos y de phren; soos queriendo decir “seguro” y phren siendo “regula la vida”, de donde sacamos diafragma, el musculo interno que controla la respiración y el ritmo cardíaco. ¿Que es el elemento motivador y singularmente pulsante en la vida de este hombre? ¡Es ser balanceado de acuerdo a la Palabra de Dios, es hacer que su corazón se sincronize con el Suyo y  sean uno!
  5. (v2) decoroso – κόσμιος/kosmion – Esta palabra solo sale dos veces en el NT, y la otra vez ya la hemos estudiado en 1Tim 2.9. Habla de ordenado, de bien preparado. No puede ser simplemente cualquiera que desee, debe haber una preparación, un orden para ello. Debe ser alguien que calcule, medite y ponga orden en su vida. La creación de Dios es el kosmos y esta palabra viene de ahi mismo, de que todo esta en buen orden.

Continua en el siguiente post: Es una buena cosa “pero” (2)