La base de la oración

Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre, el cual se dio a sí mismo en rescate por todos, de lo cual se dio testimonio a su debido tiempo.”‭‭1 Timoteo‬ ‭2:5-6‬ 

Pocas personas nos damos cuenta de la base real de la oración. La oración es posible y es realizable por el hecho de que hay un mediador entre Dios y entre los hombres. Viviendo en un país que ha sido sumido en el Catolicismo Romano durante siglos, el hecho de hablar de mediación siempre es un tema conflictivo, ya que en dicha secta no hay solo un mediador. Cada cura, cardenal, obispo u otro rango de la jerarquia tiene la potestad y el potencial de ser un mediador entre Dios y los hombres. De hecho, ¡tienen la capacidad de perdonar los pecados! 

Este versículo, con su simpleza y capacidad directa, deja claro cuatro palabras que el único que puede mediar entre el hombre y Dios es Jesús. Los católicos tienen  un pensamiento, que se llaman los dogmas marianos, donde exponen creencias sobre la persona de Maria, la madre de Jesús. El quinto dogma presenta a Maria como co-redentora, y mediadora entre los hombres y Dios. Al leer un poco sobre este dogma, entiendo por donde van, e intentare explicarlo un poco; dejaré claro desde ahora mismo, que creo que el enfoque que le dan es el equivocado, ya que la Biblia explicitamente habla de UN mediador. Cualquier cosa que hagas para amplificar eso, es extrabiblico y mal. 

La creencia de que Maria es corredentora con Cristo, es simplemente que ella, como parte de la Iglesia, es el sumo ejemplo de la Iglesia en cuanto a la salvación en Cristo. Esto es en esencia. Obviamente, al decir que Maria es corredentora ya estas diciendo algo (un poco más que algo, en verdad) más alla. Y por supuesto, la adoración y veneración a Maria no es limita, ni se corta ni es reprendida. Todo lo contrario: se incita con la presencia preminente en todos los aspectos. 

Entonces, ¿que significa esto de mediador? Mesites, la palabra en griego, nos habla de una persona que es un arbito, uno que hace la paz entre dos partes contradictorias. Es uno que se asegura que todos los terminos de un pacto se cumplen por ambas partes. 

Un mediador, por tanto, no pertenece a un lado, sino a Dios. Se utiliza (no en griego, claro) de Moises, cuando trajo la ley de Dios al pueblo, y se utiliza, como hemos visto, tanto aqui en 1a de Timoteo como en otros pasajes en Galatas y Hebreos de Cristo, quien por su muerte cruenta en la Cruz, se interpuso entre Dios y el hombre, trayendo harmonia perfecta donde antes el pecado humano habia traido separación.

Aquí una escena interesante se presenta ante nuestra vista. Tres partidos, Dios, por un lado, el hombre en el otro, y un mediador, que viene, media y actua entre estas dos partes separadas, para ponerlas en unión. 

Ahora, con el fin de estar calificado para actuar entre los dos, debe estar familiarizado con la naturaleza y los sentimientos de ambos. Reconociendo esto, Jesús se revela como verdadero y propiamente dicho Dios, y por lo tanto Él tiene los mismos nombres que se le dan a Él, los mismos atributos que se le atribuyen. Tampoco debemos limitar su mediación a los días después de su aparición en la carne; Él era el único Mediador desde el principio de la Creación. Fue a través de la fe en la simiente de la mujer que iba a aparecer en la plenitud del tiempo para quitar el pecado por el sacrificio de sí mismo que Adán y Enoc, Noé, Abraham, y todos los padres, entraron en la gloria. 

Él, como el Mediador solo, hace y seguirá mediando hasta completar todo el plan de la misericordia. Hay un solo Dios y un solo mediador, el hombre Cristo Jesús. “Quién quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad” Esto implica que la verdad debe ser revelada o dada a conocer. Pero, ¿cómo se conocera la verdad? Dios no, como se afirma en los libros apócrifos, toma un profeta por los pelos de la cabeza, y lo coloca donde su trabajo le espera; la verdad se hace conocida por el uso de medios ordinarios. Ahora, vamos a considerar el estado actual de los medios humanos. El progreso de la ciencia y la perfección de la navegación, y la aprertura tecnologica, han abierto la posibilidad de enviar la verdad a todos los países para ser reconocida y recibida. Podrían instar muchos motivos. Lo que Cristo ha hecho por ti hace un llamamiento a que hagas algo para promover su interés en el mundo. El valor que nosotros mismos ponemos en la salvación de nuestras almas debería inducir a enviar la verdad a otros.

A. Clarke

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s