Y para que la iglesia funcione hace falta….

Exhorto ante todo, a que se hagan rogativas, oraciones, peticiones y acciones de gracias, por todos los hombres; por los reyes y por todos los que están en eminencia, para que vivamos quieta y reposadamente en toda piedad y honestidad. 1 Tim 2.1-2

Muchos libros se escriben, conferencias habladas, y mensajes predicados sobre el tema de arreglar o mejorar la Iglesia. Pablo en el capítulo 1 ha estado hablando con Timoteo sobre su necesidad de mandar a algunos que se estaban extraviando. Finaliza ese capítulo reiterando lo mismo. En el segundo capitulo, Pablo comienza diciendo:  Παρακαλῶ οὖν πρῶτον πάντων (Exhorto por tanto, en primer lugar). Debemos recordar que la división de capítulos no estaba hecha por Pablo, sino que fueron añadidos despues. Le esta diciendo a Timoteo algunas cosas que hacen falta para que esta doctrina funcione correctamente, y sea prospera por la causa que fue dada.

Muchas personas han escrito sobre las diferencias de las cuatro palabras que Pablo usa aquí, y verdaderamente, es algo que se podria estudiar. Pero quiero concentrarme en lo que las une, en vez de lo que las distingue.

Lo que las une es un corazón que esta buscando y queriendo unidad. Es de un corazón  que esta rogando, orando, intercediendo y dando gracias…pero no “por Dios” ni “por lo que tienes” ni por nada similar. Dice “por todos los hombres”. Esto supone un nivel de madurez y humildad que es pedido que Pablo ya hace bien (obviamente inspirado por el Espíritu Santo) en ¡ponerlo la primera cosa para tener!

Quizas nos iría bien verlo de la siguiente forma:

  • rogando por todos los hombres
  • orando por todos los hombres
  • intercediendo por todos los hombre
  • dando gracias por todos los hombres

Se ve diferente, puesto así, ¿verdad? La intensidad con la que Pablo esta exhoratando es casi abrumante. Esto realmente nos indica que si no estamos orando, hay algo que falta, y no es una pieza pequeña. No podemos pensar en la oración como un vehículo para conseguir lo que queremos o incluso para desahoganos. Es una vía divinamente establecida para que el creyente tenga la oportunidad de crecer, menguando.

Si miras el siguiente versículo, te darás cuenta de algo más. Pablo no solo dice “todos los hombres” sino que también dice que hay que rogar, orar, interceder y dar gracias “por los reyes y por todos los que están en eminencia.” ¡Ahora si que entramos en verdadera humildad! ¡Temas de política!

Recuerda que la palabra que Pablo usa aqui es basilea y que se traduce como rey en casi todo el Nuevo Testamento, también se usa para emperador. ¿Te das cuenta de lo que Pablo esta diciendo? Realmente, ¿nos damos cuenta?

Pensamos que lo tenemos tan mal, con los gobernantes y presidentes actuales, pensamos que tenemos nuestros derechos y debemos protegerlos con protestas, pensamos que es licito alzar la mano y rebelarnos: pero no es lo que vemos en este versículo: “para que vivamos quieta y reposadamente en toda piedad y honestidad.” 

El objetivo de toda clase de oración por los reyes y personas en eminencia, incluido, si lo hubiera, un dictador o emperador es este: vivir quieta y reposadamente. Esto es “sin disturbios, sin conmoción externa” y luego la palabra para reposadamente es “constante o estable por medio de una paz interna que Dios da.” O sea, que no nos debe afectar todo lo que se nos rodea, físicamente, por causa de la oración que hacemos por estos en eminencia.

Es una vida sin altibajos. Es una vida en constancia. Es la vida que Dios quiere para nosotros, viviendo en honestidad y piedad, en verdad y santidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s