El uso legítimo de la ley

Pero sabemos que la ley es buena, si uno la usa legítimamente; conociendo esto, que la ley no fue dada para el justo, sino para los transgresores y desobedientes, para los impíos y pecadores, para los irreverentes y profanos, para los parricidas y matricidas, para los homicidas, para los fornicarios, para los sodomitas, para los secuestradores, para los mentirosos y perjuros, y para cuanto se oponga a la sana doctrina, según el glorioso evangelio del Dios bendito, que a mí me ha sido encomendado. 1 Tim 1.8-11

Muchas personas no están seguras, no saben que hacer con el Antiguo Testamento, en especial el tema de la ley. ¿Tiene un cristiano de hoy en día obedecer todos los mandamientos de la ley? Estos versiculos nos dan una clara respuesta de que “no” hay que obedecer esta ley, sino que tiene un propósito vertiente.

Una norma no se impone si tu no la transgresas. Dicho de otra forma: si el limite de velocidad son 120 km/h y tu vas a 110 km/h, no te afecta que el limite sea de 120 km/h. No se impone la norma, porque no la transgresas. Si que es verdad que te ayuda a orientarte en cuanto a el estándar de conducción de la zona – por ejemplo, si entras en una zona residencial, te ayuda como aviso para no poner en peligro vidas inocentes. De la misma forma, la ley no se impone a menos que la transgredas.

Fíjate en la lista de pecadores que se describen en el texto – un total de 14 específicos y uno que engloba “todo aquel que se oponga a la sana doctrina.

Entonces, ¿cual es el uso correcto de la ley? ¿Para que sirve?

Galatas 3.20-22 dice:

20 Y el mediador no lo es de uno solo; pero Dios es uno.21 ¿Luego la ley es contraria a las promesas de Dios? En ninguna manera; porque si la ley dada pudiera vivificar, la justicia fuera verdaderamente por la ley.22 Mas la Escritura lo encerró todo bajo pecado, para que la promesa que es por la fe en Jesucristo fuese dada a los creyentes.

Y también Romanos 4.13-16:

13 Porque no por la ley fue dada a Abraham o a su descendencia la promesa de que sería heredero del mundo, sino por la justicia de la fe.14 Porque si los que son de la ley son los herederos, vana resulta la fe, y anulada la promesa.15 Pues la ley produce ira; pero donde no hay ley, tampoco hay transgresión.16 Por tanto, es por fe, para que sea por gracia, a fin de que la promesa sea firme para toda su descendencia; no solamente para la que es de la ley, sino también para la que es de la fe de Abraham, el cual es padre de todos nosotros.

Pero más claramente, Pablo, en Galatas 3.19 nos dice especificamente para que sirve la ley:

Entonces, ¿para qué sirve la ley? Fue añadida a causa de las transgresiones, hasta que viniese la simiente a quien fue hecha la promesa; y fue ordenada por medio de ángeles en mano de un mediador.

Lo dice claramente: el proposito de la ley es la transgresión. Pero, y es un pero importante, dice hasta que viniese la simiente. ¿Quien era esta simiente? El Señor Jesus fue la simiente prometida. Él es quien cumple toda la ley, quien vino no para abrogar, sino para cumplirla toda. (Mateo 5.17: No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir.)

Nosotros, como cristianos, que ya tenemos esa promesa en la heredad, en la simiente, JesuCristo, no tenemos que cumplir la ley. La ley tiene un propósito ahora, y es señalar a Cristo, pero este propósito no es nuevo. Era el propósito viejo también. No podemos decir nunca que la ley era el fin en si mismo, porque entonces abrogamos por una salvación por obras, y sabemos que solo es por la gracia de Dios que somos salvos. (Romanos 4.16, que vimos antes con Abraham: Por tanto, es por fe, para que sea por gracia, a fin de que la promesa sea firme para toda su descendencia; no solamente para la que es de la ley, sino también para la que es de la fe de Abraham, el cual es padre de todos nosotros. Romanos 11.6 Y si por gracia, ya no es por obras; de otra manera la gracia ya no es gracia. Y si por obras, ya no es gracia; de otra manera la obra ya no es obra. Efesios 2.8 Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios;)

Creo que el uso de la ley que mas utilidad he visto recientemente es la que usan Ray Comfort y Kirk Cameron en su serie de evangelismo “En los Pasos del Maestro” disponible aqui. En el hablan de la ley como aquello que cada persona tiene en su interior, que Dios ha puesto ahi, como referente moral de lo que es bueno y malo, y los trae a el reconocimiento de que son pecadores ante Dios.

Usan los diez mandamientos, la ley moral, para intentar redarguir a las personas con las cuales conversan, para traer al frente, o de forma consciente, el hecho de que son pecadores y que les hace falta un Redentor y Salvador, ya que han obrado en contra de Dios, y en el juicio, no habra excusa.

No podemos vivir a la sombra de la ley, ya que la luz de la venida de Cristo disipa toda sombra. No vivimos por la ley, sino que la ley ha sido completada en Cristo. Moralmente, sigue siendo valida para poder señalar a otros que no tienen excusa delante de Dios, pero no es para vivir en temor de no cumplirla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s