1 Timoteo, Estudio

Una vida decepcionante…¿o una vida de testimonio?

Doy gracias al que me fortaleció, a Cristo Jesús nuestro Señor, porque me tuvo por fiel, poniéndome en el ministerio,habiendo yo sido antes blasfemo, perseguidor e injuriador; mas fui recibido a misericordia porque lo hice por ignorancia, en incredulidad. Pero la gracia de nuestro Señor fue más abundante con la fe y el amor que es en Cristo Jesús. Palabra fiel y digna de ser recibida por todos: que Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores, de los cuales yo soy el primero. Pero por esto fui recibido a misericordia, para que Jesucristo mostrase en mí el primero toda su clemencia, para ejemplo de los que habrían de creer en él para vida eterna. Por tanto, al Rey de los siglos, inmortal, invisible, al único y sabio Dios, sea honor y gloria por los siglos de los siglos. Amén.

1ª Timoteo 1.12-17

En estos 5 versiculos, Pablo nos hace un poco el pendulo: en el versiculo 12, especialmente al principio, parece que Pablo sea un orgulloso y fanfarron de todas aquellas cosas que «el» habia conseguido. Esto se podría ver en que dice que «Dios me tuvo por fiel» y en que Dios le habia enconmendado esto a el.

Pero hay varias claves que nos pueden ayudar a disipar esta idea, y tambien ayudarnos a pensar en nuestra propia vida correctamente.

  1. ENDUNAMOO – (v12) Justo al principio de esta seccion, Pablo nos da una palabra que es clave para poder entender correctamente el resto de la seccion. Dice que esta agradecido a aquel que le dio la fortaleza, que le puso la fuerza, le lleno de poder. La palabra es endunamoo, y contiene dunamis que es la palabra para potencia o poder – de donde sacamos en castellano dinamita. Es un poder que sale del interior, pero Pablo aquí resalta que no es su poder que actúa, sino «Cristo Jesus, Señor nuestro.»
  2. Por otra parte, en el versículo 13, Pablo dice que fue recibido a misericordia porque lo hizo en ignorancia. Esto Pablo lo dice por el concepto en la mente judía de que todo lo que ocurría como pecado podría derivarse de dos aspectos: el pecado en ignorancia y el pecado en soberbia. Dios trata con estos pecados de una forma muy diferente, y el castigo es muy diferente también. Esto se ve cuando se va a ofrendar (una ofrenda de paz, como si fuera de petición de perdón), ya que tenemos pasajes que claramente indican el procedimiento y la repercusión de cada uno. Para los pecados de soberbia, que se tratan en Numeros 15.22-31, el que lo hace es cortado de en medio del pueblo. Parecería duro, pero en realidad el corazón de la persona involucrada no esta dispuesto ni tiene inclinación a cambiar. Ha hecho su decisión y se va a mantener con ello. Sin embargo, en Levitico 4.1-5.13, encontramos que hay otra ofrenda que se debía traer en el caso de pecado por «yerro» – y si no sabes que es yerro, no te preocupes, yo tampoco. La RAE no dice: «Falta o delito cometido, por ignorancia o malicia, contra los preceptos y reglas de un arte, y absolutamente, contra las leyes divinas y humanas. Equivocación por descuido o inadvertencia, aunque sea sin dolo.» Vemos aqui lo que en Levitico se indica es cuando un pecado se hace por descuido, inadvertencia, o usando las palabras de Pablo, por ignorancia, en incredulidad.
  3. Otra clave que tenemos es que la razón que Pablo da por su conversión es Dios y sólo Dios. En el vr.14, Pablo expone una palabra que sale solamente en este versículo: huperpleonazo (ὑπερπλεονάζω) huper, siendo más, abundante, por encima y después pleonazo, en número. Literalmente es que es tan abundante que no se puede contar. ¿Que es? Tres cosas: la gracia de Dios con la fe y el amor en Cristo.  No hay nada de Pablo aquí. Es todo Dios.
  4. Pablo después se refiere como el «primero» de los pecadores. No es que sea el primer pecador, sino que Pablo se ve a si mismo como el que más ha abundado en pecado. Esto lo explico bien alguien cuando dijo que cuando una persona realmente entendía el evangelio y se daba cuenta de su condición, se molestaba con Pablo por pretender ser el que más pecado tenía, ya que cada uno de nosotros nos dolemos más por lo que hemos hecho ante Dios.
  5. Dios uso a Pablo como ejemplo, ya que en aquel momento nadie se quería acercar a Pablo y tratarle como hermano, porque habían visto de que era capaz. Sin embargo, por la gracia de Dios, se convirtió en aquel apóstol que obro y trabajo por Cristo más durante esos primeros 40 años. Pablo habla aquí de clemencia, pero mejor traducido seria paciencia, y tiene un adjetivo delante, hapas que es perfecta. ¡Cristo quiso expresar en Pablo su perfecta paciencia! Y cuanto más lo hace con cada uno de nosotros también.
Enlaces y herramientas

Notas de los estudios en el Campamento de Estudio 2015 – Eben-ezer

Screen Shot 2015-08-21 at 7.47.56 AM

Este verano hemos disfrutado en Eben-ezer dos veces, una en el campamento Familiar, donde se nos hablo de la vida en el Espíritu. Esas sesiones las puedes encontrar en http://www.bit.ly/familiar15 y sus notas respectivas en http://www.bit.ly/notas15. Aqui adjunto las notas para dos sesiones en el campamento de estudio de jóvenes de agosto 2015. Una trata sobre la música y principios en la Biblia sobre ello; la otra es sobre conceptos que tenemos que el mundo nos ha dado sobre el sexo y lo que dice Dios en la Biblia. Espero que sean de ayuda.

pdfNotas del Campamento Estudio 2015

1 Timoteo, Estudio

El uso legítimo de la ley

Pero sabemos que la ley es buena, si uno la usa legítimamente; conociendo esto, que la ley no fue dada para el justo, sino para los transgresores y desobedientes, para los impíos y pecadores, para los irreverentes y profanos, para los parricidas y matricidas, para los homicidas, para los fornicarios, para los sodomitas, para los secuestradores, para los mentirosos y perjuros, y para cuanto se oponga a la sana doctrina, según el glorioso evangelio del Dios bendito, que a mí me ha sido encomendado. 1 Tim 1.8-11

Muchas personas no están seguras, no saben que hacer con el Antiguo Testamento, en especial el tema de la ley. ¿Tiene un cristiano de hoy en día obedecer todos los mandamientos de la ley? Estos versiculos nos dan una clara respuesta de que «no» hay que obedecer esta ley, sino que tiene un propósito vertiente.

Una norma no se impone si tu no la transgresas. Dicho de otra forma: si el limite de velocidad son 120 km/h y tu vas a 110 km/h, no te afecta que el limite sea de 120 km/h. No se impone la norma, porque no la transgresas. Si que es verdad que te ayuda a orientarte en cuanto a el estándar de conducción de la zona – por ejemplo, si entras en una zona residencial, te ayuda como aviso para no poner en peligro vidas inocentes. De la misma forma, la ley no se impone a menos que la transgredas.

Fíjate en la lista de pecadores que se describen en el texto – un total de 14 específicos y uno que engloba «todo aquel que se oponga a la sana doctrina.»

Entonces, ¿cual es el uso correcto de la ley? ¿Para que sirve?

Galatas 3.20-22 dice:

20 Y el mediador no lo es de uno solo; pero Dios es uno.21 ¿Luego la ley es contraria a las promesas de Dios? En ninguna manera; porque si la ley dada pudiera vivificar, la justicia fuera verdaderamente por la ley.22 Mas la Escritura lo encerró todo bajo pecado, para que la promesa que es por la fe en Jesucristo fuese dada a los creyentes.

Y también Romanos 4.13-16:

13 Porque no por la ley fue dada a Abraham o a su descendencia la promesa de que sería heredero del mundo, sino por la justicia de la fe.14 Porque si los que son de la ley son los herederos, vana resulta la fe, y anulada la promesa.15 Pues la ley produce ira; pero donde no hay ley, tampoco hay transgresión.16 Por tanto, es por fe, para que sea por gracia, a fin de que la promesa sea firme para toda su descendencia; no solamente para la que es de la ley, sino también para la que es de la fe de Abraham, el cual es padre de todos nosotros.

Pero más claramente, Pablo, en Galatas 3.19 nos dice especificamente para que sirve la ley:

Entonces, ¿para qué sirve la ley? Fue añadida a causa de las transgresiones, hasta que viniese la simiente a quien fue hecha la promesa; y fue ordenada por medio de ángeles en mano de un mediador.

Lo dice claramente: el proposito de la ley es la transgresión. Pero, y es un pero importante, dice hasta que viniese la simiente. ¿Quien era esta simiente? El Señor Jesus fue la simiente prometida. Él es quien cumple toda la ley, quien vino no para abrogar, sino para cumplirla toda. (Mateo 5.17: No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir.)

Nosotros, como cristianos, que ya tenemos esa promesa en la heredad, en la simiente, JesuCristo, no tenemos que cumplir la ley. La ley tiene un propósito ahora, y es señalar a Cristo, pero este propósito no es nuevo. Era el propósito viejo también. No podemos decir nunca que la ley era el fin en si mismo, porque entonces abrogamos por una salvación por obras, y sabemos que solo es por la gracia de Dios que somos salvos. (Romanos 4.16, que vimos antes con Abraham: Por tanto, es por fe, para que sea por gracia, a fin de que la promesa sea firme para toda su descendencia; no solamente para la que es de la ley, sino también para la que es de la fe de Abraham, el cual es padre de todos nosotros. Romanos 11.6 Y si por gracia, ya no es por obras; de otra manera la gracia ya no es gracia. Y si por obras, ya no es gracia; de otra manera la obra ya no es obra. Efesios 2.8 Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios;)

Creo que el uso de la ley que mas utilidad he visto recientemente es la que usan Ray Comfort y Kirk Cameron en su serie de evangelismo «En los Pasos del Maestro» disponible aqui. En el hablan de la ley como aquello que cada persona tiene en su interior, que Dios ha puesto ahi, como referente moral de lo que es bueno y malo, y los trae a el reconocimiento de que son pecadores ante Dios.

Usan los diez mandamientos, la ley moral, para intentar redarguir a las personas con las cuales conversan, para traer al frente, o de forma consciente, el hecho de que son pecadores y que les hace falta un Redentor y Salvador, ya que han obrado en contra de Dios, y en el juicio, no habra excusa.

No podemos vivir a la sombra de la ley, ya que la luz de la venida de Cristo disipa toda sombra. No vivimos por la ley, sino que la ley ha sido completada en Cristo. Moralmente, sigue siendo valida para poder señalar a otros que no tienen excusa delante de Dios, pero no es para vivir en temor de no cumplirla.