1 Timoteo, Estudio

Fiel mayordomo

ni presten atención a fábulas y genealogías interminables, que acarrean disputas más bien que edificación de Dios que es por fe, así te encargo ahora. (‭1 Timoteo‬ ‭1‬:‭4‬ RVR1960)

¿Has tenido alguna vez una conversación con alguien que ambos declarabais «incoherente» o «banal»? Una de esas conversaciones que son supúrias, que son sin sentido….es el mero hecho de hablar y de abrir la boca para decir «algo», aunque ese algo no tenga sentido alguno.

Pablo aqui le habla a Timoteo de estos hombres que estaban centrados y concentrados en una cosa: su propia inteligencia, tanto emocional como fisica, ya que su ocupación eran las fabulas (su inteligencia emocional) y las genealogias (su inteligencia fisica, o su genetica).

Le deja claro en una pequeña frase de la razon, el proposito de el cristiano con respecto a su conversación con otros cristianos: debe ser para «edificación de Dios que es por fe.»

Lo inverso es lo que estaban haciendo estos hombre, cogiendo las cosas preciosas de la Palabra, cosas que habian sido enseñados, y disponiendose a creer o incluso crear fabulas, y centrar su atencion en genealogías. 

La palabra que usa Pablo aquí es zetesis – una búsqueda sin sentido a una practica especifica. Es un buscar inútil. Es investigación que no lleva a nada. Es algo vacío, sin sentido y de ningún provecho.

Y es que cualquier desvío de el propósito central del cristiano, muchas veces acaba de esta misma forma: buscando aquello que no tiene sentido. Quizás es un ideal de la vida cristiana que no se ajusta a lo que la Biblia habla. Quizás es centrarse en lo que realmente no es importante, en vez de lo que si que es. Muchas personas no pueden ir mas allá de lo físico, de lo que ven: de como va vestido uno, de sus tatuajes, de su pasado – sin darse cuenta de que eso es una tontería al lado de lo que realmente importa. 

¿Y pues, que es lo que realmente importa?

Buena pregunta, me alegro que la has hecho. En nuestras Biblias, tenemos «edificación de Dios», y nos parece estar diciendo que tenemos que estar vigilando para que todo lo que hagamos sea para edificar a otros en Dios. Aunque ese concepto es Bíblico – (Por lo cual, animaos unos a otros, y edificaos unos a otros, así como lo hacéis. (‭1 Tesalonicenses‬ ‭5‬:‭11‬ RVR1960)), no es específicamente lo que Pablo se refiere aquí.

La palabra es οἰκονομίαν, oikonomian, y básicamente se refiere al mayordomo. Esta hablando de la mayordomía del creyente. Si te paras a pensar en la vida cristiana, realmente te darás cuenta de lo que tienes, no es tuyo. 

La vida en Cristo – fue un regalo

La vida eterna – es un regalo

La posición ante Dios – es un regalo

Ser hijo de Dios por adopción – es un regalo

Tu fuerza – es de Dios

Y así podríamos continuar. Pero llega un punto que nuestra vida se «interpone» y nos creemos algo o alguien para poder analizar, juzgar y condenar a alguien, por lo que sea.

Y no podemos, porque nuestro propósito es ser buenos administradores. Un administrador sabe que lo que administra no es suyo, no puede cambiar las normas de estructura, y busca el bien de cuyos bienes administra. 

Así nosotros, en nuestra vida, no debemos buscar justificar a Dios, ni defender a Dios. Debemos vivir nuestras vidas sin mancha, sin meternos en tonterías que ocupan nuestro tiempo de forma inútil, y administrar correctamente lo que Dios nos ha dado. 

¿Te ha dado Dios un trabajo? Adminístralo para SU gloria.

¿Te ha dado Dios hijos? Adminístralos para SU gloria.

¿Te ha dado Dios una enfermedad? Adminístralo para SU gloria.

¿Te ha dado Dios un cargo espiritual en su Iglesia? Adminístralo para SU gloria.

¿Te ha dado Dios riquezas o pobreza? Sea lo que sea, adminístralo para SU gloria.

En todo, y con todo, somos mayordomos. Nuestro no es. Vivamos de tal forma para contentar al que nos dio todas las cosas

1 Timoteo, Estudio

Objetivo: EDIFICACIÓN

 Como te rogué que te quedases en Éfeso, cuando fui a Macedonia, para que mandases a algunos que no enseñen diferente doctrina, ni presten atención a fábulas y genealogías interminables, que acarrean disputas más bien que edificación de Dios que es por fe, así te encargo ahora. (‭1 Timoteo‬ ‭1‬:‭3-4‬ RVR1960)

Pablo le escribe a Timoteo, y al comenzar su carta, le deja bien claro el proposito que el tuvo al dejarlo en Efeso. La carta es una continuacion de lo que Pablo le habia dicho a Timoteo que hiciera. Le dice que cuando se fue, le dejo en Efeso con una razon: para que mandara. Algunos cogerian esto y correrian con ello, ya que en su corazon esta el «mandar«. Pero se trata de un termino militar, algo que estoy seguro que podemos saber de que trato por libros o peliculas que hacen esto mismo. 

Imagina un general romano de un ejercito, y todo el ejercito en linea a su derecha y a su izquierda. Tiene a sus capitanes a sus espaldas y estudia a ver como lo hara para tener victoria. De repente, dice la orden para los que estan a la derecha: «¡Adelante a medio paso!» Un soldado, ya acordado de antemano, va haciendo eco de sus palabras, tal cual las ha escuchado del previo soldado, y asi las palabras del general llegan al final del lado sin modificación, sin añadidos y de forma fiable.

Esto es exactamente la palabra que se usa aqui. παραγγείλῃς, (parangeilés) es una palabra que literalmente quiere decir «avisar al lado de.» Se refiere a un mandamiento que esta completamente autorizado porque viene por los canales correctos.

Por eso, hermanos, debemos de centrarnos tanto en la Palabra de Dios, y no en la palabra de hombres. Por eso es tan importante seguir lo que Dios dice, y que nos de igual lo que el hombre dice. Porque al buscar a Dios y su justicia, tendremos paz en todas las áreas de nuestra vida. En Mateo nos habla de la vestimenta y del comer, que son dos áreas sumamente importantes, y muchas veces preocupantes, pero no se queda ni establece ahí.

Eso si, cuando alguien viene a nosotros con Palabra de Dios, debemos someternos, por mucho que nos cueste humillarnos y dar de nosotros mismos, debemos seguir estas llamadas de alerta que vienen por parte de Dios a través de hermanos fieles.

Pablo le indica a Timoteo que estas personas estaban haciendo dos cosas en especifico:

1. enseñaban otra doctrina 

2. prestaban atención a genealogías y fábulas. 

Una de las razones por la importancia de las genealogías para el pueblo judio era porque demostraba que realmente era judio, y podía participar de las bendiciones espirituales de el pueblo, como escogido de Dios. 

También hablaba de donde eras, porque Dios había dado los términos de la tierra prometida a las diferentes tribus y por lo tanto te delimitaba como uno u otro.

Una ultima razón es porque,al igual que a nosotros, se le daba una importancia especial a los que podían de alguna forma probar que eran hijos de Gedeon, o de Josué o quien fuera,ya que se consideraba que había una bendición especial ahí para ellos. 

Pues aquí el Espíritu Santo, a través de Pablo, le dice a Timoteo y a nosotros: «Lo que me importa de ti es el aquí y el ahora. Lo que eras, de quien vienes o que hiciste, no me interesa. Me interesas tu, y tu comunión diaria hoy.»

El tema de otra doctrina se resume en la palabra ἑτεροδιδασκαλεῖν, heterodidaskalein, donde vemos hetero – queriendo decir diferente, y didaskos, que es enseñar. Solo sale dos veces en el NT, ambas en 1Tim. Esto lo podríamos ver como un antítesis de parangeiles, de enseñar de acuerdo a lo que se te ha pasado. 

Dios en su misericordia nos ha permitido saber y entender muchas cosas de Su Palabra, la vida espiritual, el mundo, sus problemas, y cual es la verdadera solución para el hombre. Sin embargo, por nuestra condición pecaminosa, y estropeada, hemos visto licito de cambiar lo que Dios considera importante para lo que nosotros consideramos importante. 

Aquí es donde nace esta enseñanza diferente. Una enseñanza rara, extraña, que no cumple ni se asemeja a lo que Dios ha dicho.

Pablo le urge a Timoteo que estas cosas no se deben hacer. Quizás nosotros, por como hemos avanzado no tenemos ningún problema con las disputas de genealogía ni doctrinas falsas. ¿O si? Quizás no es el tema de genealogías, pero si que nos dejamos llevar por la discusión sobre, perdonar la expresión, ¡tonterías, vacías disputas sobre aire! Hay veces que nos recuerdo a los fariseos preguntando a Jesus – «¿Es licito…?» cuando lo único que querían hacer era buscarle las cosquillas a Jesus. No querían aprender, no estaban dispuestos a cambiar, no buscaban la verdad. Solo estaban jugando al juego de ser religiosos. 

¿Y tu y yo que? ¿Hemos dejado atrás aquellas cosas que pueden separarnos, cosas que no tienen mas importancia ante el Señor, porque realmente no son importantes? ¿Nos podremos centrar en lo que verdaderamente es importante, una vez por todas, para poder vivir vidas que exalten el nombre de Cristo, en vez de buscar nuestro nombre en una genealogía muerta?

«Pues si vivimos, para el Señor vivimos; y si morimos, para el Señor morimos. Así pues, sea que vivamos, o que muramos, del Señor somos.» (‭Romanos‬ ‭14‬:‭8‬ RVR1960)

1 Timoteo, Estudio

Dos titulos de importancia

Pablo, apóstol de Jesucristo por mandato de Dios nuestro Salvador, y del Señor Jesucristo nuestra esperanza, a Timoteo, verdadero hijo en la fe: Gracia, misericordia y paz, de Dios nuestro Padre y de Cristo Jesús nuestro Señor. (‭1 Timoteo‬ ‭1‬:‭1-2‬ RVR1960)

Pablo ha acabado de presentar a quien va dirigida esta carta. Timoteo, un conocido de mucho tiempo de Pablo es el recipiente que, ya como sabemos, tiene su nombre. Pablo habia estado ministrando en la Iglesia en Efeso, pero dejo a Timoteo alli para que acabara de cumplir el ministerio que el habia empezado.

A traves de las cartas, tanto en Primera, como en Segunda de Timoteo, tenemos evidencias ahi de varias cosas que estaban sucediendo en la vida de Timoteo.

Warren Wiersbe, en su magnifico libro de bosquejos de la Biblia, lo resume en los siguientes puntos:
1. Timoteo era un joven que procuraba pastorear personas mayores (4.12; 5.1, 2), y esto no es fácil hacer.
2. Timoteo echaba mucho de menos a Pablo y quería tirar la toalla (1.3; 2 Ti 1.4).
3. Timoteo era proclive a descuidar sus deberes pastorales y su vida devocional como líder cristiano (4.11–16)
4. Timoteo había tomado algunas decisiones precipitadas, especialmente respecto a los dirigentes de la iglesia, y eso le había causado algunas dificultades (5.17–22).
5. Timoteo tenía una tendencia hacia el ascetismo y la disciplina corporal que realmente le estaba haciendo daño físicamente (4.7, 8; 5.23).
6. Timoteo había admitido ante Pablo que las «tentaciones juveniles» le acosaban como plaga (2 Ti 2.22), lo cual no es sorpresa en la impía Éfeso.
7. Había falsos maestros que necesitaban silenciarse (1.3ss).
8. Timoteo precisaba consejo respecto a cómo manejar los asuntos de la iglesia, especialmente referente a los dirigentes y a las viudas (3.1ss; 5.3ss).

Wiersebe continua diciendo que una de las palabras o frases clave es te encargo, aunque alguna que otra vez sale como mandar u ordenar. Como hemos visto ya en el primer versiculo, Pablo mismo dice haber sido ordenado de alguna forma, puesto en orden, por Dios (1.3, 5, 18; 4.11; 5.7; 6.13, 17). «Era un término militar, refiriéndose a una orden que debía trasmitirse de rango en rango. Dios le había confiado el evangelio a Pablo (1.11), quien lo había trasmitido a Timoteo (1.18, 19; 6.20). Timoteo estaba encargado de guardar este tesoro (2 Ti 1.13, 14) y pasarlo a creyentes fieles que a su vez lo confiarían a otros (2 Ti 2.2).» (Wiersbe, pg 415)

Otra cosa que podemos señalar de forma muy interesante es que en los dos primeros versiculos, Pablo usa dos titulos o expresiones de alabanza hacia Dios Padre y hacia Jesús.

En el primer versiculo dice: Pablo, apóstol de Jesucristo por mandato de Dios nuestro Salvador, y del Señor Jesucristo nuestra esperanza, – llamando a Dios, el Salvador y al Señor Jesucristo nuestra esperanza.

Sin embargo, en el segundo versiculo, cuando habla a Timoteo, dice Gracia, misericordia y paz, de Dios nuestro Padre y de Cristo Jesús nuestro Señor. Por lo tanto vemos que aqui Pablo se refiere a Dios como Padre y a Cristo Jesús como nuestro Señor.

El Padre tiene esta labor, o enfasis de obra, de Salvador. En la obra redentora, aunque fue Cristo que bajo y murio, fue el Padre que le levanto de los muertos. Por lo tanto, Pablo muy acertadamente, indica que es nuestro Salvador. El fue de donde salió la idea de la redención y la obro atraves de el Hijo.

A Jesús se le da este nombre de nuestro Señor, que en Griego es κύριος, una persona que ejerce dominio, autoridad y pertenencia sobre otra. Por su obra en la cruz, nosotros le debemos a Cristo nuestra oblación, nuestra rodilla hincada, y le proclamamos Señor de nuestra vida. Eso quiere decir que es el absoluto por encima de todas las cosas, y estamos sujetos a lo que Él desea para nosotros. Pero tambien utiliza la palabra ἐλπίδος, que literalmente es recibir con bienvenida. Es una expectación, una confianza depositada en Cristo, que Él cumplira en su segunda venida. Y es en ese espiritu que podemos estar descansados en Él.