Una pieza más del puzzle

 Pablo, apóstol de Jesucristo por mandato de Dios nuestro Salvador, y del Señor Jesucristo nuestra esperanza, (‭1 Timoteo‬ ‭1‬:‭1‬ RVR1960)

Pablo asi comienza su carta a Timoteo, su hijo espiritual, para exhortarle y animarle en la obra que estaba haciendo.

En su carta, Pablo es muy exacto en cuanto a lo que quiere que Timoteo enseñe. Pasa mucho tiempo hablando de la vida en la iglesia, como han de ser las personas que forman esa iglesia, y diferentes aspectos más a tratar.

Para todo esto, su forma de presentación era absolutamente necesaria que se supiera quien era Pablo, de donde venia, y con que autoridad podía decir las cosas que decía.

Por eso comienza “Pablo, apóstol” – aunque efectivamente Pablo no había seguido a Cristo durante su ministerio, y de hecho fue perseguidor de la iglesia primitiva, como podemos leer en el libro de Hechos, el mismo fue declarado apóstol, y haber recibido el apostolado por parte de Cristo mismo. (Gal 1:1, 11; Gal 2:8; 1 Cor 1:17; 1 Cor 9:1; 1 Cor 15:8-10; 2 Cor 3:2; 12:12; 1 Tim 2:7; 2 Tim 1:11)

Pero no solo esto, sino que cuando Pablo se presenta como apostol lo hace bajo una presion que no es su propia voluntad, o su propio deseo, sino que, al igual que comenta en algunos de los versiculos arriba, recibio el evangelio no de hombre, sino de Dios. En esta introduccion nos presenta que fue ordenado a seguir este mandato.

La palabra que Pablo usa es epitage, donde podemos ver epi, que se utiliza para correctamente adaptado sobre y tasso, que es orden o arreglo.

Quiere decir una orden que hace que las cosas que se piden “construyan sobre” (Gr, epi) si mismas, para dar el orden, idea o resultado deseado.

¡Que maravilloso! Obviamente sabemos que “a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados” (Romanos 8.28)  pero saber que incluso una orden a ser apóstol, es algo sobre el cual Dios esta obrando en tu vida, y esta haciendo que sea una edificación para algo más, algo creciente y evidente en tu vida. 

Pablo no era apóstol porque si. No había nada en su vida que no estaba pensando en que Dios no estaba obrando, porque estaba confiado en ese epitage omnisciente de Dios.

Esto nos anima a nosotros a no resistirnos cuando veamos cosas que vienen de parte de Dios, que quizás pensamos que son difíciles, o menos fáciles de lo que estábamos haciendo hasta ahora. Son epitages, son piezas de un puzzle que Dios esta construyendo en tu vida. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s