¡No seas un ídolo!

Hijitos, guardaos de los ídolos. Amén. (‭1 Juan‬ ‭5‬:‭21‬ RVR1960)

Llegamos al último versículo de 1a de Juan. Como ya indicamos en el post anterior, aquí se nos menciona el hecho de guardarnos de los ídolos.

La adoración debe ser centrada siempre en Cristo. Esta adoración no es un “Cristo +” sino SOLO Cristo. Pero a veces caemos en la tentación de “adorar” el domingo a Cristo, pero que nuestra mente, nuestro corazón y nuestra vida demuestren que hay otras cosas que toman prioridad por encima de lo que nosotros creemos (o decimos creer) de Dios, de su Palabra, y de su Hijo.

Toma por ejemplo un culto de adoración. Aunque es una acción física, y estamos de acuerdo que uno no va a conseguir su salvación mediante la asistencia a los cultos, si que se puede ver el nivel de entrega cuando surgen diferentes cosas. 

No digo que si no vas a un culto eres un hereje. No lo creo, porque en alguna ocasion he tenido que faltar a algún culto. Pero quiero que pienses en esto como ejemplo de lo que quiero decir. Ahora estamos en tiempo de elecciones. Imagínate un alcalde aspirante, que no va a algunas de las reuniones de partido, a las asambleas con el pueblo, o incluso ¡falta a la paella popular que se ha organizado!

Lo mas seguro dirías que no es muy buen candidato porque no esta entregado a la causa por la que lucha. Es exactamente lo que estoy intentando indicar aquí. Quizás tu pensamiento puede ser el de que el alcalde tiene una posición importante, mientras que tu, en la iglesia eres un simple feligrés. ¿Me podrías dar un versiculo biblico para “simple feligres? No puedes, porque no existe. Pero mira lo que sí existe:

Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable; vosotros que en otro tiempo no erais pueblo, pero que ahora sois pueblo de Dios; que en otro tiempo no habíais alcanzado misericordia, pero ahora habéis alcanzado misericordia. Amados, yo os ruego como a extranjeros y peregrinos, que os abstengáis de los deseos carnales que batallan contra el alma, manteniendo buena vuestra manera de vivir entre los gentiles; para que en lo que murmuran de vosotros como de malhechores, glorifiquen a Dios en el día de la visitación, al considerar vuestras buenas obras. (‭1 Pedro‬ ‭2‬:‭9-12‬ RVR1960)
Vosotros, pues, sois el cuerpo de Cristo, y miembros cada uno en particular. (‭1 Corintios‬ ‭12‬:‭27‬ RVR1960)
Digo, pues, por la gracia que me es dada, a cada cual que está entre vosotros, que no tenga más alto concepto de sí que el que debe tener, sino que piense de sí con cordura, conforme a la medida de fe que Dios repartió a cada uno. Porque de la manera que en un cuerpo tenemos muchos miembros, pero no todos los miembros tienen la misma función, así nosotros, siendo muchos, somos un cuerpo en Cristo, y todos miembros los unos de los otros. De manera que, teniendo diferentes dones, según la gracia que nos es dada, si el de profecía, úsese conforme a la medida de la fe; o si de servicio, en servir; o el que enseña, en la enseñanza; el que exhorta, en la exhortación; el que reparte, con liberalidad; el que preside, con solicitud; el que hace misericordia, con alegría. (‭Romanos‬ ‭12‬:‭3-8‬ RVR1960)
donde no hay griego ni judío, circuncisión ni incircuncisión, bárbaro ni escita, siervo ni libre, sino que Cristo es el todo, y en todos. (‭Colosenses‬ ‭3‬:‭11‬ RVR1960)

Creo que con la autoridad de la Biblia puedo decir con certeza de que no se contemplan “simples feligreses” en la Biblia.

Mi énfasis, con decir todo esto, es que no vayas a un culto, ni adores, ni leas tu Biblia, ni cantes en el coro, ni hagas nada por Cristo, a menos que salga de un corazón que realmente quiere hacerlo. Si no, estas siendo un hipócrita, y es precisamente lo que Juan nos indica.

Un ídolo, en lo que se refiere aquí, es algo que toma el lugar de otra cosa; es una imagen, un espejismo. Si te paras a pensarlo, Juan dice que nos guardemos de los ídolos justo después de decir:

“Pero sabemos que el Hijo de Dios ha venido, y nos ha dado entendimiento para conocer al que es verdadero; y estamos en el verdadero, en su Hijo Jesucristo. Éste es el verdadero Dios, y la vida eterna. (‭1 Juan‬ ‭5‬:‭20‬ RVR1960)”

O sea, compara lo verdadero con lo falso en la idolatría. 

Nuestro corazón debe pensar y analizar a ver si nuestras intenciones son las correctas o no. Debemos escudriñar; de hecho, la palabra que usa Juan aquí es “guardaos” es fulaso, que quiere decir “en guardia o vigilante para poder ver cualquier mal.” Si tu estas guardando tu vida espiritual de esta forma, mirando cualquier cosa que viene y que puede ser malo y detrimento para tu vida espiritual, te será de beneficio. 

Tantas veces hablamos de los ídolos siendo cosas externas (el dinero, los coches, las adicciones) – pero me gustaría presentar la idea, o el concepto de que tu puedes tener la idolatría de la hipocresía en tu corazón: presentando una parte sin realmente entregarlo todo. Estas dando una imagen, pero no estas reconociendo al verdadero Dios en tu vida y estas presentando algo que no es real en tu vida. Estas siendo, viviendo como un ídolo. 

Sigamos al Verdadero, en verdad y honestidad, y no nos dejemos llevar por nada ni nadie mas que Él.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s