1 Juan, Estudio, Uncategorized

Listos… ¡para el día de juicio!

En esto se ha perfeccionado el amor en nosotros, para que tengamos confianza en el día del juicio; pues como él es, así somos nosotros en este mundo. En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor; porque el temor lleva en sí castigo. De donde el que teme, no ha sido perfeccionado en el amor.
1 Juan 4:17-18 RVR1960

Resulta raro decir que estas preparado para juicio, ¿no?  Quizás es lo que muchos temen más, el presentarse delante del juez, para ver su dictamen.

La gran diferencia con la mayoría de personas y la cristianos es que cuando vayamos a presentarnos delante del juez, la sentencia esta decidida ya!

Cuando dice aquí pues como el es se refiere a el espíritu de Jesús.

Piper lo indica de esta forma :

El supuesto es que en el día del juicio de Dios no condenará a personas que son como su Hijo. Vivir una vida de amor activo muestra que tenemos el Espíritu de Jesús. Demuestra que pertenecemos a la familia de Dios. Y eso nos da confianza ante Dios. No se puede vivir en contradicción con el carácter de Jesús y luego esperar a tener toda la confianza cuando estás de pie delante de su Padre en el juicio final. Pero si la corriente de tu vida es como el suyo, puedes tener la confianza ante su Padre.

Así, cuanto más deberíamos buscar ser como Jesús, analizar su vida, su comportamiento, sus deseos, actitudes, todo lo que el hizo y como lo hizo, para poder seguirle de cerca.

Tantas veces nos desviamos mando a nuestro alrededor. Miramos a otros, o incluso a nosotros mismos sin considerar lo que Jesús, nuestro sumo ejemplo, ha hecho o hubiera hecho.

Pero esta confianza solo la conseguimos cuando el amor de Dios se perfecciona en nosotros, mediante el permanecer y el practicar en y de ese amor.

1 Juan, Estudio, Fe

Que NO tiene el amor

En esto se ha perfeccionado el amor en nosotros, para que tengamos confianza en el día del juicio; pues como él es, así somos nosotros en este mundo. En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor; porque el temor lleva en sí castigo. De donde el que teme, no ha sido perfeccionado en el amor. (‭1 Juan‬ ‭4‬:‭17-18‬ RVR1960)

Cuando pensamos en el amor, muchas veces vemos que es algo que lo soporta todo, lo sufre todo, lo cree, vaya, lo que Pablo nos comento en 1a de Corintios 13!

Sin embargo, hay algo que el amor verdadero no tiene. No tiene temor.

Esta palabra phobos, es alejarse o huir, a veces con sentimiento de inferioridad. Hay veces que en la escritura se utiliza en forma positiva en cuanto a la reverencia al Señor, pero mas veces negativamente en relación con separarse de la voluntad de Dios, huir delante de Él.

En otras ocasiones es removerse a si mismo cuando uno esta en temor, y quieres desaparecer. Sería nuestro tierra tragame.

Pero lo curioso aquí es que nos dice que hay algo que el amor no tiene. Y es este phobos, este temor intenso con inferioridad, o con pasión por no sentirse aceptado, o queriendo alejarse por falta de comunión.

Pero no dice simplemente que en el amor no hay temor, dice que el amor, el perfecto amor, ese telia agape echa fuera.

Ahora bien, no se a ti a imagen que te viene cuando ves las palabras echar fuera. Son palabras fuertes de una explosión y de lanzar sin importar donde caiga, pero que sea lejos. A mi la imagen que me da es de una granada. No se porque, de todas las armas que se utilizan en combate, creo que la que mas respeto me da (me dan respeto todas, pero esta, me da más) es una granada.

Quizás es por tener algo que puede causar tanto daño en mi mano, y tener que calcular exactamente cuando lanzarlo para que no explote en mi mano, me da la impresión de ser algo mas peligroso.

Lo mas seguro me pasaría como cuando alguna vez he intentado tirar petardos. Simplemente no valgo para ello.

Un soldado, con una granada viva en sus manos no se sienta y considera a ver que va a hacer con la granada. No piensa en el daño que causa, no analiza la fabricación ni nada mas.

La echa de si.

El perfecto amor tiene la misma sensacion, el mismo efecto con el temor. No analiza “¿De donde viene este temor, que es la causa?” Sino: directamente se echa fuera.

No hay lugar en el amor para el temor. Esto es porque en el temor hay kolasis. Esta palabra sale únicamente aquí y una vez mas, en Mateo 25.46. Viene de un bofetón, o un castigo de igual medida al crimen.

Es un tormento interior por saber que no es estas haciendo bien, y vives en ese temor, porque va a venir un día de juicio y no has hecho bien.

Es esa sensación de que algo hay ahí que no te deja estar bien.

En el verdadero amor, esto no esta. No debe haber un pensamiento sobre el castigo (sobre el juicio si, pero no sobre el castigo) ya que por el amor de Cristo, ese castigo ha sido quitado de sobre nuestro.

De igual forma, nuestro amor hacia los demas, debe estar libre de toda inclinacion que podamos tener a querer castigar a los que tenemos cerca. Hay varias formas que se puede hacer esto, pero las más comunes son el rechazo de amor, la exigencia de medidas desvaluadas, y la acusación y humillación publica.

El perfecto amor actua con humildad, poniendote no simplemente en el lugar de otro, sino en el lugar de Dios.

Ante cualquier circumstancia, puedes hacerte esta pregunta ¿si Dios hubiera sido justo conmigo, y hubiera dado ese kolasis que yo merezco, como estaría yo ahora?

Tu respuesta debería ser una de humildad, de gracia y de verdadero amor. Y en ese espiritu, ahora puedes tratar con alguien que puede te ha hecho un agravio.

Que nuestra respuesta sea siempre buscar el no al kolasis, y echar fuera todo temor del amor.

musical|mente

Himno – “Es Jesús mi gran Riqueza”

Escrito el 24 de diciembre 2010 para mi esposa, Marta. Es uno de mis himnos preferidos.

1. Ni en la tierra ni en el cielo
nombre hay corno el de Jesús;
sobre todo solo reina,
él es solo eterna luz.

2. Es Jesús mi gran riqueza,
hallo en él mi solo bien;
valen más que todo el oro
los tesoros de su Edén.

3. Es Jesús mi gran sustento,
pan divino y celestial;
de mis dichas y mi gozo
es el rico manantial.

4. Infinita es su ternura.
¿Quién la puede sondear?
Con los ángeles hoy quiero
su grandeza pregonar.

pdf mp3

musical|mente

Himno – “En paz la luz esperaré”

Escrita en diciembre 2014, para mi hermano Daniel. Esta pensado para un solo o duo, con acompañamiento de piano.

1. Abre mis ojos, ¡oh! Señor, para que vea el resplandor
que me revela clara luz, en la imagen de Jesús.

2. Abre mi oído, ¡oh! Señor, para apreciar el dulce son que me demuestra tu amor
en la perfecta creación.

3. Abre mi boca, ¡oh! Señor, para cantarte mi loor
y tu mensaje proclamar que paz al mundo puede dar.

En paz la luz esperaré y tu amor comprenderé, abre mis ojos, quiero ver luz celestial.

pdfmp3

1 Juan, Estudio

Conociendo y creyendo el amor de Dios

1 Juan 4:16 RVR1960

Y nosotros hemos conocido y creído el amor que Dios tiene para con nosotros. Dios es amor; y el que permanece en amor, permanece en Dios, y Dios en él

.

Cuantas veces te has dado cuenta de que algo que sabias no era exactamente así… A muchos nos pasa amenudo.

Aquí Juan parece ser un poco prepotente al decir que había conocido y creído este amor pero SS exactamente lo opuesto; realmente está usando el perfecto activo para indicar su falta y necesidad!

Y nosotros hemos llegado a conocer y hemos llegado a creer….

Que significado más apropiado para nosotros, que tantas veces volvemos a Dios arrepentidos por lo que hemos dicho o hecho, y hemos aprendido que no es así como hemos de vivir, y llegamos a creer en ese amor!

Juan vuelve aquí con menei, esta palabra que nos habla de permanencia.  Lo que vimos ayer fue que esa permanencia no es fria ni estática, sino que en su función, es una fuerza activa dentro nuestro.

Es nuestra necesidad el permanecer en el amor de Dios, conociendolo más, creyendolo más, y asi permanecer en Dios.

1 Juan, Estudio

Y a ti, ¿qué te ha pasado?

Y nosotros hemos visto y testificamos que el Padre ha enviado al Hijo, el Salvador del mundo. (‭1 Juan‬ ‭4‬:‭14‬ RVR1960)

Cuando alguien tiene un encuentro con Jesus, es natural que su vida cambie radicalmente. Desafortunadamente, este cambio, con ese fervor no se mantiene con vigor por mucho tiempo, a menos que la llama de ardor se vaya cuidando.

Aqui Juan echa mano de su posicion como apostol de primera mano, y puede compartir con nosotros su propia experiencia y conocimiento. Pero hay algo muy sencillo y a la vez complicado que podemos aprender de como nos lo presenta: “Y nosotros“.

Le habria sido igual de facil decir “Y yo” porque al fin y al cabo, Juan es el que esta escribiendo la carta. Juan era el discipulo amado y Juan habia vivido experiencias con el Señor que el grupo grande de el resto de los discipulos no lo habia hecho, como ver la transfiguracion o la tumba abierta.

Sin embargo, con toda humildad, Juan dice “Y nosotros” incluyendo a todos los que le habian visto. Realmente un signo de humildad y de como incluir a sus compañeros de servicio en su mensaje.

Aqui Juan dice que le vieron y testifican de que el Padre ha enviado al Hijo.

Podemos pensar en las varias veces que el Padre se revelo y hablo directamente hacia los que estaban de espectadores; tambien en palabras personales de Jesus que quizas en el momento de expresarse, los discipulos no las entendieron.

La palabra aqui es theatomai, que se utiliza para vista con comprension, contemplar, analizar, concentrarse en algo para que esto afecte al visor.

Pero no se quedaron impactados “simplemente” sino que con ese conocimiento se hicieron “testificadores” o “martureo” – uno que da un reportage a otro, un testimonio a otro.

Supongo que ya has visto la palabra mártir ahi. Un martir esta diciendo algo de su fe. Esta expresandolo al nivel de que considerariamos radical.

Pero ahi es donde nos equivocamos y hacemos que el evangelio sea tan poco productivo en nosotros: no es nada radical ir en pos de Cristo! No es de radical alzar la voz en contra de lo que Dios quiere; no es de radical seguirle con pasion y fervor y hacer cosas que si, al mundo les parece locura, pero realmente no lo son!

Estamos acomodados en nuestras vidas, viviendo tranquilamente, dejando que el mundo polute nuestras mentes, vidas, hogares y no queremos levantar un dedo para hablar o actuar en contra de ello; eso si, que el culto de “adoración” no tenga ningun fallo humano, para poder ser “presentable” a Dios.

Te digo lo que Dios dice: “vomitara“. Ni frio, ni caliente, sino tibio. Nos asusta ser completamente de Dios; vemos que tenemos tanto que perder a nivel horizontal, que menospreciamos el daño que hace a nivel vertical.

Que Dios nos ayude con valentia a testificar “que el Padre ha enviado al Hijo, el Salvador del mundo.”