1 Juan, Estudio

Confianza en Dios

Amados, si nuestro corazón no nos reprende, confianza tenemos en Dios; y cualquiera cosa que pidiéremos la recibiremos de él, porque guardamos sus mandamientos, y hacemos las cosas que son agradables delante de él. (‭1 Juan‬ ‭3‬:‭21-22‬ RVR1960)

¿Que es la confianza en Dios?

Aqui es la palara parrahousia, que es confianza o libertad de expresion. Es el testimonio que alguien da de algo que despues se recuerda como importante y necesario es de tomar accion.

Cuando una persona tiene confianza en otra, sabe que la otra persona no le defraudara, sino que le hara tal cual acordaron.

Al mismo tiempo, tu tienes que se una persona sobre la cual se debe poner una importante carga en esto. No es simplemente que el otro o la otra persona debe ser de confianza, sino que tu mismo debes ser de confianza y mantener tu lado de la propuesta.

Es lo que te puede pasar con una gran empresa de cualquier indole: tu mantienes tu contrato y vas pagando, pero hay veces que ellos no mantienen lo que han dicho. Como uno de los dos no lo ha mantenido, pues hay una falta grave.

Con esto, podemos ver que DIos y nosotros estamos en una relacion de confianza. Nosotros creemos en Dios, y Dios nos da lo que pedimos.

Ahora bien, este versiculo nos indica que “cualquier cosa que pidiéremos la recibiremos”.

Depende de el tipo de persona que seas, esto te abre los ojos como un niño en la jugueteria. “En serio, ¿cualquier cosa, puedo pedirla?”

Pues si, en serio, tu puedes pedir y Dios te va a dar.

Pareceria un mensaje carismatico de la prosperidad, si no fuera a añadirte un apice, una postdata (bueno, en realidad yo no, sino Juan, inspirado por el Espiritu Santo).

La palabra “cualquiera” es un termino general para un pronombre relativo y se traduce como “quien, como, cuando, donde” – y de 1411 veces que sale la palabra, solo una se traduce “cualquiera cosa”, aqui.

Pero aun asi, siguie siendo tentador, no? “Aquello que pidieres lo recibiras!”

Pero aqui cae el lado de la confianza por ambas partes.

Yo se que si le digo a mi esposa “Dime lo que quieres para Navidad y te lo dare” – yo tengo la confianza en ella de que va a pedir dentro de los limites – aunque yo no le haya dicho que limite – que yo puedo gastar, porque hay confianza.

De la misma forma, nosotros podemos pedir a Dios todo lo que nuestro corazon desea, pero son deseos. Hay muchos versiculos que apoyan el hecho de pedir conforme la voluntad de Dios, no confonforme la nuestra, y este no es una excepcion:

y hacemos las cosas que son agradables delante de Él.”

Que bueno es encontrar el balance y equilibrio entre lo que Dios quiere para nosotros y lo que nosotros queremos para nosotros mismos. Debemos orar para acercarnos a SU voluntad y asi poder orar por nuestras necesidades y su cumplimento todo dentro de la voluntad de DIos.

Esto se nos hace especialmente vivo y claro al leer que “agradables” (aresta) quiere decir “correcto o agradable por un contrato moral.”

Mat 7.7 7 Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá.

Y todo lo que pidiereis en oración, creyendo, lo recibiréis. (‭S. Mateo‬ ‭21‬:‭22‬ RVR1960).

Porque el que me envió, conmigo está; no me ha dejado solo el Padre, porque yo hago siempre lo que le agrada. (‭S.Juan‬ ‭8‬:‭29‬ RVR1960)

Y sabemos que Dios no oye a los pecadores; pero si alguno es temeroso de Dios, y hace su voluntad, a ése oye. (‭S.Juan‬ ‭9‬:‭31‬ RVR1960).

Pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites. (‭Santiago‬ ‭4‬:‭3‬ RVR1960)

Y ésta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye. (‭1 Juan‬ ‭5‬:‭14‬ RVR1960)

1 Juan, Estudio

Tengo una corazonada

Y en esto conocemos que somos de la verdad, y aseguraremos nuestros corazones delante de él; pues si nuestro corazón nos reprende, mayor que nuestro corazón es Dios, y él sabe todas las cosas. (‭1 Juan‬ ‭3‬:‭19-20‬ RVR1960)

Cuantas veces nos habla la Biblia de nuestro corazon, ¿verdad? Hay versiculo tras versiculo que nos dicen que nuestro corazon nos dice cosas a veces que no tenemos que escuchar.

Esto va en directa oposicion con lo que comunmente se enseña y se practica en el mundo hoy en dia. La filosofia es “sigue tu corazon“, “confía en ti mismo“, “tu sabes lo mejor” y una multitud mas de dichos efímeros y banales.

Que dice Dios?
Fíate de Jehová de todo tu corazón, Y no te apoyes en tu propia prudencia. (‭Proverbios‬ ‭3‬:‭5‬ RVR1960)

El corazón del hombre piensa su camino; Mas Jehová endereza sus pasos. (‭Proverbios‬ ‭16‬:‭9‬ RVR1960)

El que confía en su propio corazón es necio; Mas el que camina en sabiduría será librado. (‭Proverbios‬ ‭28‬:‭26‬ RVR1960)

Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá? (‭Jeremías‬ ‭17‬:‭9‬ RVR1960)

El hecho de que la Biblia hable de nuestro corazon pudiendo ser engañado, nos habla de cuanto nos podemos FIAR de ese corazon! Hay tantas veces que nos fiamos y nos confundimos de enfoque al tratar con nuestro corazon. No es algo que debamos tratar y de alimentar, sino algo con el cual tener cuidado, porque nos puede dar informacion equivocada.

Este es el caso con el corazon aqui en 1Juan 3.19-20.

El corazon del versiculo 20 es un corazon que esta reprendiendo: la palabra kataginosko. Kata, siendo abajo o en contra. Ginosko es sabiduria, inteligencia o conocimiento.

Lo que hace este corazon es que nos reprende, nos culpa explícitamente de cosas que no hemos hecho o quizas no con el agravio que nos indica. Nuestro corazon se queda inquieto y estamos preocupados porque nuestro corazon, en el cual confiamos, nos esta llamando “CULPABLE”.

Entonces, que pasa? Es nuestro corazon de fiar o no? Que se puede hacer?

La Biblia nos indica que debemos asegurar nuestros corazones delante de Dios, y saber que Dios esta por encima de TODAS las cosas, porque “mayor que nuestro corazon es Dios, y El sabe todas as cosas.

Yo confío respecto de vosotros en el Señor, que no pensaréis de otro modo; mas el que os perturba llevará la sentencia, quienquiera que sea. (‭Gálatas‬ ‭5‬:‭10‬ RVR1960)

Por lo cual asimismo padezco esto; pero no me avergüenzo, porque yo sé a quién he creído, y estoy seguro que es poderoso para guardar mi depósito para aquel día. (‭2 Timoteo‬ ‭1‬:‭12‬ RVR1960)

En estos dos versiculos vemos la “confianza” depositada en un lugar correcto, un lugar donde no hay posibilidad de equivocacion. Es la misma palabra que encontramos en este versiculo, de asegurar nuestros corazones.

Una persona define la palabra como “una obediencia que ha sido persuadida por Dios.” Viene de la palabra pistos, fe.

El final de todo ello es que nuestro corazon nos puede decir que estamos haciendo mal, culpandonos y recriminandonos. Pero el hecho de que nuestro corazon nos lo diga asi, quizas esta equivocado, y esta confiando en si mismo en vez de en lo que realmente es merecedor de confianza, en Dios.

Para un estudio mas profundo, aquí hay un PDF con un poco de ayuda de lo que nos dice nuestro corazón y las verdades que encontramos en la palabra de Dios.

ENLACE: Corazón engañoso

1 Juan, Estudio

El amor de Dios revelado

Pero el que tiene bienes de este mundo y ve a su hermano tener necesidad, y cierra contra él su corazón, ¿cómo mora el amor de Dios en él? Hijitos míos, no amemos de palabra ni de lengua, sino de hecho y en verdad. (‭1 Juan‬ ‭3‬:‭17-18‬ RVR1960)

Muchas cosas nos ha estado diciendo Juan en estos tres primeros capiulos sobre el amor, el amor al prójimo y el amor hacia Dios.

Han habido varios “en esto conocemos si“…hablando de la salvación o del conocimiento de Dios mas profundo.

Sin embargo aquí tenemos una profesión que va mano en mano con revelación directa.

Esto es lo que podriamos llamar la practicalidad del evangelio. Es poniendo en practica lo que el Evangelio nos dice. Si somos Cristianos haremos o desharemos cosas.

Debemos aclarar que no esta hablando aqui para nada de un hecho que la salvacion se gane por lo que haces. Tu no puedes ganarte nada por parte de Dios porque Dios es tan infinitamente santo y tu tan infinitamente no, que incluso lo que tu piensas que es algo bueno, a los ojos de Dios, es sucio.

Si bien todos nosotros somos como suciedad, y todas nuestras justicias como trapo de inmundicia; y caímos todos nosotros como la hoja, y nuestras maldades nos llevaron como viento.” (‭Isaías‬ ‭64‬:‭6‬ RVR1960)

Cuando leemos este versículo, (17) tenemos la tendencia a decir que “nosotros no tenemos bienes de este mundo” porque nos comparamos a la persona que es multimillionaria o quizás no tenemos todo lo que nos gustaría tener.

Quizas tienes que pensar bien en lo que tienes. No es simplemente dinero, materiales o una cuenta bancaria superabundante lo que te hace rico.

El mundo nos ha metido en la cabeza que a menos que hagamos esto X o aquello X no estamos disfrutando de lo que la VIDA nos puede dar.

Esto es falso.

Pablo dice “No lo digo porque tenga escasez, pues he aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación. Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad.” (‭Filipenses‬ ‭4‬:‭11-12‬ RVR1960)

La palabra aquí de “bienes” es la palabra “bios” que simplemente quiere decir “vida” – no es nada mas que “el que tiene para vivir“. Esto podríamos decir “Si tienes para vivir,y tu hermano viene y no tiene, tu demuestras que eres de Cristo si le das de lo que tu tienes.

Ya se que es una pregunta fácil de contestar, pero a veces nos tenemos que hacerla: ¿Quien te ha dado todo lo que tienes? La respuesta automática es “Dios” — ¡pero realmente piensa esta respuesta! Si es Dios quien te lo da, entonces tu debes dar a otros que son de Dios y de su familia.

Quizas piensas que por dar tendrás menos. En 2ª de Corintios 9, nos dice que “Y el que da semilla al que siembra, y pan al que come, proveerá y multiplicará vuestra sementera, y aumentará los frutos de vuestra justicia, para que estéis enriquecidos en todo para toda liberalidad, la cual produce por medio de nosotros acción de gracias a Dios.” (‭2 Corintios‬ ‭9‬:‭10-11‬ RVR1960)

Abramos nuestro corazón. Demos con liberalidad, y veremos que nuestro amor crece, y viviremos con el amor verdadero de Dios en nuestras vidas.

1 Juan, Estudio

En esto……

Nosotros sabemos que hemos pasado de muerte a vida, en que amamos a los hermanos. El que no ama a su hermano, permanece en muerte. Todo aquel que aborrece a su hermano es homicida; y sabéis que ningún homicida tiene vida eterna permanente en él. En esto hemos conocido el amor, en que él puso su vida por nosotros; también nosotros debemos poner nuestras vidas por los hermanos. (‭1 Juan‬ ‭3‬:‭14-16‬ RVR1960)

Si te suenan las dos palabras del título, es porque en 1a de Juan salen más veces juntas que en ningún otro libro de la Biblia, ¡con diferencia!

¡Salen 12 veces! Con ello, Juan esta recalcando el hecho de tener claro las definiciones y las realidades de la vida cristiana. Ya que esta remarcando tanto el “vivir” esta enfatizando una proyección real de lo que internamente se cree.

El versículo 14 nos indica algo Juan que después expondrá un poco más: hemos pasado de muerte a vida si amamos a los hermanos.

Si, pero la palabra es phileo, ¿verdad? Gracias por preguntar, pero no. De hecho, ya lo sacamos del medio: desde aquí hasta el final del capítulo, TODAS las veces que sale “amor” es la palabra ágape o algún derivado.

Vines dice en su comentario:
Agapao y su correspondiente nombre ágape presentan la palabra característica del cristianismo, ya que el espíritu de revelación la ha utilizado para expresar ideas que previamente no se conocían.

“Agape y agapao se usan en el NT para describir la actitud de Dios hacia su hijo, John 17:26; y la raza humana en genera, John 3:16; Rom. 5:8.

El amor cristiano tiene a Dios como su objeto primordial y se expresa a sí mismo primeramente en una implícita obediencia a sus mandamientos, John 14:15, 21, 23; 15:10; 1 John 2:5; 5:3; 2 John 6. Voluntad propia, o placer propio, es la negación del amor a Dios.

El amor cristiano, ya sea ejercitado a los hermanos o a hombres en general, no es un impulso de sentimiento, porque no siempre va con las inclinaciones naturales, ni se gasta sólo en aquellos en los que has encontrado alguna afinidad. El amor busca el bien de todos, Rom. 15:2, y hace mal a nadie, 13:8-10; el amor busca oportunidades para hacer bien a todos los hombres, ‘especialmente a los de la casa de la fe,’ Gal. 6:10. Más lectura 1 Cor. 13 and Col. 3:12-14.”.

Así que, llegando al final de estos versículos, la presentación de amor, la expresión de amor más grande que jamás haya ocurrido es en la muerte de Cristo por nosotros.

Aquí Juan se refiere a este momento como el que el “puso su vida”. Vida, psuche, tiene esta definición: (a) el aliento vital, el aliento de vida, (b) el alma humana, (c) el alma como lugar central de afecto y voluntad, (d) el ser, (e) una persona humana, un individuo.

Cristo entregó su vida, pero entrego su identidad, su imagen, su voluntad, su ser. Todo eso lo entrego porque te amaba! La palabra para poner, thitheimi, es poner y fijar. Cristo puso y fijó su vida, es algo que continúa estando ahí para ti y para mi. No se va con el tiempo ni con el agua ni con el uso. La muerte de Cristo será siempre válida porque El mismo entrego su vida y el mismo la puso y fijo.

Punto y coma. Ahora viene la aplicación: “también nosotros debemos poner nuestras vidas por los hermanos.

Bueno, bueno; bueno, no te emociones…seguro que en el Griego hay alguna diferencia con lo que Cristo hizo por nosotros, ¿no?

Me temo que no. El griego en este aspecto nos indica que debemos, es nuestra responsabilidad de poner nuestras vidas por los hermanos. Esto no es a tu jefe de tu trabajo, ni a tus compañeros de la Peña de fútbol, esto es a los adelfos, a los hermanos, a los que viven en una comunidad religiosa afín a tus creencias. Es con estos que el impacto de lo que Cristo hizo tendría que ser tan fuerte que nos veamos obligados por amor a imitar.

1 Juan, Estudio

Porque el mundo no quiere oír

No como Caín, que era del maligno y mató a su hermano. ¿Y por qué causa le mató? Porque sus obras eran malas, y las de su hermano justas. Hermanos míos, no os extrañéis si el mundo os aborrece. (‭1 Juan‬ ‭3‬:‭12-13‬ RVR1960)

Todos hemos visto o oído de algún gran plan para que el mensaje de Cristo sea llevado a las grandes masas de personas.

Es posible que de miles de personas, el mensaje pueda llegar a alguna, pero de normal el rechazo hacia Cristo es generalizado.

Si que hay una reacción, pero quizás no es una reacción al arrepentimiento en fe, sino de emoción en pasión del momento.

La reacción de el mundo ante Cristo nos lo dice en estos versículos:

Os aborrece”.

Hay cristianos que están convencidos que sí hacemos que el evangelio sea suficientemente gustoso para un no creyente, se acabará convirtiendo.

Pero es que no nos damos cuenta de como estamos rebajando el glorioso mensaje de el evangelio. Tenemos que guardar la pureza del mensaje, no sólo la pureza del mensajero.

1 Juan, Estudio

Queriendo, y creyendo lo mejor

Porque éste es el mensaje que habéis oído desde el principio: Que nos amemos unos a otros. (‭1 Juan‬ ‭3‬:‭11‬ RVR1960)

¿Cuantas veces ha sido que has oído que tienes que amar a tu hermano? Si has asistido con alguna regularidad a una iglesia o simplemente lees tu Biblia, lo más seguro son más veces de las que te puedes imaginar.

¿Porqué piensas que hay un énfasis tan grande en la Biblia sobre el amor entre hermanos?

¿No es verdad, cuando somos padres, que recalcamos y realzamos aquello que vemos que nuestros hijos hacen mal continuamente y no les dejamos “en paz” en cuanto a aquella cuestión?

Dios nos ve con un problema, y ese problema serio es el amor entre los hermanos. Por eso es un tema recurrente en toda la Biblia.

Once veces sale en el NT, cinco dichas directamente por el Señor Jesus mismo. ¡Once! ¿Te parece poco?

Te suena lo del “yugo desigual”, ¿no? No minimizandolo, porque es extremadamente importante, pero si queriendo ver cuantas veces sale tal frase: 1. Si, una.

Once veces sale “amaos unos a otros”, pero eso es sin contar la de veces que nos dice que amemos a nuestros prójimos, nuestros vecinos, la palabra amor sale 269 veces (ágape) y 51 veces (fileo) – ¡el amor tiene un capítulo entero de la Biblia dedicado a explicarte QUE ES!

Pero no, no es importante. No poco importante, querrás decir.

La cosa es que cuesta. No es fácil de desprenderte de ti mismo, lo que tu quieres y deseas y de entregarte a lo que otro quiere.

Un análisis apropiado de 1 Cor. 13 nos podría ayudar a analizar nuestra relación con otros y poder animarnos a seguir más de cerca este mandamiento, repetido una y otra vez.

Hay tanto que nos podríamos ahorrar en el cuerpo de Cristo sí simplemente pusiéramos más en práctica esas 5 palabras: “ámalo” u “ámala“.

El versículo 12 empieza con las palabras “no como Caín…..” Es como si alguien estuviera contestando a lo de amar a su hermano, y la Biblia rápidamente dice, “Si, pero no lo ames como Caín, mira como acabo eso.”

Dejo la meditación de hoy con estos versículos:

Si yo hablase lenguas humanas y angélicas, y no tengo amor, vengo a ser como metal que resuena, o címbalo que retiñe. Y si tuviese profecía, y entendiese todos los misterios y toda ciencia, y si tuviese toda la fe, de tal manera que trasladase los montes, y no tengo amor, nada soy. Y si repartiese todos mis bienes para dar de comer a los pobres, y si entregase mi cuerpo para ser quemado, y no tengo amor, de nada me sirve. El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; no se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad. Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. El amor nunca deja de ser; pero las profecías se acabarán, y cesarán las lenguas, y la ciencia acabará. Porque en parte conocemos, y en parte profetizamos; mas cuando venga lo perfecto, entonces lo que es en parte se acabará. Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, juzgaba como niño; mas cuando ya fui hombre, dejé lo que era de niño. Ahora vemos por espejo, oscuramente; mas entonces veremos cara a cara. Ahora conozco en parte; pero entonces conoceré como fui conocido. Y ahora permanecen la fe, la esperanza y el amor, estos tres; pero el mayor de ellos es el amor. (‭1 Corintios‬ ‭13‬:‭1-13‬ RVR1960)

1 Juan, Estudio

Sed imitadores

Hijitos, nadie os engañe; el que hace justicia es justo, como él es justo. (‭1 Juan‬ ‭3‬:‭7‬ RVR1960)

Cuando alguien imita a otra persona, normalmente es para burlarse de ella. Esta destacando las cualidades más evidentes en su andar, hablar, o ser y las exagera para provocar risas.

Varias veces en el NT Pablo indica que deberían ser imitadores, a veces de Cristo otras de el mismo, y a veces de la iglesia en general.

No está diciendo de ridiculizar, sino de mirar y copiar las cosas más destacables.

Cuando un niño está aprendiendo, lo más normal es que imite lo que ve.

De hecho, hay una frase que dice “haz como digo, no como hago” pero sabemos que ¡los niños aprenden más por lo que ven que por lo que escuchan!

En 3 Juan 1.11, se nos dice “Amado, no imites lo malo, sino lo bueno.” Teniendo para escoger, quien escogería lo malo? A veces lo malo es tentador porque resulta más fácil, más apetecible.

En el capítulo 2 de 1 Juan, nos decía que tenemos un abogado, “Jesucristo el justo“.

Esta palabra es dikaios. Es la justicia que Dios requiere.

En comparación tenemos el siguiente versículo: “El que practica el pecado es del diablo; porque el diablo peca desde el principio. Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo. (‭1 Juan‬ ‭3‬:‭8‬ RVR1960)”

Al igual que una persona que practica la justicia es identificada con la justicia y con la persona de JesuCristo el justo, el que hace pecado también tiene un distintivo de imitación.

El que practica el pecado es del diablo. Nos parecen palabras fuertes, ¿no?

Son las mismas palabras de “práctica” que los versículos anteriores – el que vive en ello, el que se deleita en ello, que su vida está envuelta en ello. No está hablando de alguien que ocasionalmente cae en un pecado.

Solamente una vez (Juan 8.44) vemos a Jesus utilizar estas palabras de que alguien es de su “padre el diablo” y por consiguiente lo más seguro no es recomendable de utilizar de forma común en nuestra descripción de nadie, al no saber su corazón realmente (como lo sabía Jesus) no podemos saber.

Vemos en este versículo la tercera y última razón de porque Cristo apareció:

1. Cuando el se manifieste, seremos como el es (2)
2. Cristo apareció para quitar nuestros pecados (5)
3. Cristo apareció para deshacer las obras del diablo.

1 Juan, Estudio

Sin pecado?

Todo aquel que permanece en él, no peca; todo aquel que peca, no le ha visto, ni le ha conocido. (‭1 Juan‬ ‭3‬:‭6‬ RVR1960)

Todo aquel que es nacido de Dios, no practica el pecado, porque la simiente de Dios permanece en él; y no puede pecar, porque es nacido de Dios. (‭1 Juan‬ ‭3‬:‭9‬ RVR1960)

Una de las cosas (de las muchas cosas, desafortunadamente) que se discuten y son causa de división entre hermanos es este concepto de si una persona continúa pecando una vez que es salvo o no.

En estos dos versículos (6, 9) a simple vista y leída nos indicarían que “todo aquel que peca, no le ha visto, ni le ha conocido“. Son palabras fuertes, con una consecuencia aún más fuerte.

Esto ha llevado a algunos a pensar en que la vida cristiana es un estado de perfección sin pecado continuo. Viven en una burbuja espiritual y no están afectados por las mundanalidades comunes.

Y aunque sí que es verdad que la Bilbia habla de nuestra santificación como algo progresivo y no algo específico a un momento, como la salvación, es un proceso al que llegamos. Miramos a Cristo e intentamos emularle y seguirle, despojando todo aquello que nos estorba e impide al seguirle de cerca.

La cuestión se resuelve en estos dos versículos si nos damos cuenta de los tiempos en los que están escritos. Mira cuanto más entendible o asumible es esta forma de traducir: “Todo aquel que permanece en el, no permanece en el pecado; todo aquel que continuamente vive en pecado, no le ha visto ni le ha conocido.”

La clave no está en el pecar en sí, sino en sí uno reside, ha tomado hogar, se ha aposentado, esta cómodo, no siente malestar y disfruta de estar en ese pecado.

Ha perdido la sensibilidad de el Espíritu Santo que le permite a todo cristiano recibir humildemente la amonestación de cualquier otro creyente.

Ha perdido el fervor y el deseo de agradar a su Dios con amor recíproco. Se ha olvidado de su gran regalo en Cristo.

Ha perdido su primer amor.

El hecho de que una persona sea nacida de Dios no quiere decir que automáticamente no vaya a pecar más. No es posible, la perfección sin pecado en este mundo.

Pero lo que si que se puede y se debe buscar es una comunión perfecta, cercana y estrecha con Dios y así poder contrarrestar los efectos y trazos de el viejo hombre presentes en este cuerpo. La comunión diaria con Dios, la oración o comunicación diaria con Dios no tienen substituto con nada más. No hay.

Sí ves que estas frío, ¿no vas a calentarte? Sí ves que tienes hambre, ¿no comes?

Sí ves que estás en pecado, arrepientente y corre a Cristo, que sólo El salva; en sus brazos mantente y posicionate como lo que ahora eres: hijo de Dios.

Mantén la comunión viva con El, y asegúrate de seguirle como El quiere, no como tu quieres.