¿Que es todo?

Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo. (‭1 Juan‬ ‭2‬:‭16‬ RVR1960)

Cuando a veces le respondes a un niño “todo”, aún le quedan dudas a esa personita de lo que quiere decir todo.

Pero todo es……todo. Más singularmente esta palabra ‘pan‘, nos indica que es cada pieza singular que forman un conjunto. O sea, no es mirándolo de forma total, sino viendo el total a través de lo que lo compone.

Entonces, que dice el versículo: cada parte de la totalidad del mundo no proviene del Padre.

Cuando habla de mundo, utiliza la palabra kosmos, que Winer’s Grammar dice: “worldly affairs; the aggregate of things earthly; the whole circle of earthly goods, endowments, riches, advantages, pleasures, etc., which, although hollow and frail and fleeting, stir desire, seduce from God and are obstacles to the cause of Christ

No es lo creado por Dios, sino lo que el hombre ha torcido y ahora en vez de acercar a Dios, lo aleja de El.

Hemos visto ya esta palabra kosmos unas cuantas veces en este capítulo, avisándonos de que el kosmos y Dios son opuestos.

Pero como buenos hijos, preguntamos “¿y qué quiere decir todo?”

Pedro nos específica tres áreas en las que los cristianos podemos caer, pensando que son divinamente ordenadas, pero no lo son. Provienen de, ‘allos ek‘, el mundo.

Vemos el claro ejemplo de Eva, en Eden:
Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer [deseo de la carne], y que era agradable a los ojos [deseo de los ojos], y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría [vanagloria de la vida]; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella. (‭Génesis‬ ‭3‬:‭6‬ RVR1960)

1. Los deseos de la carne
Comenzaremos comentando que esto debería estar en singular, ya que tanto el artículo se encuentra en singular como la palabra misma está en singular. Desconozco las razones de porque se ha cambiado en las primeras dos instancias.

Cuando habla aquí de deseo, es la palabra epithumos, ‘epi‘ enfocado en, ‘thumos‘ deseo apasionado.

El resultado depende de en que o a donde se ponga ese deseo. Hay una pasión por Dios que es correcta y hay una pasión por el mundo que no es compatible con la vida espiritual.

En esta vez, habla del deseo de la carne. Sarkos, nuestra carne, no contiene nada bueno. Si la Biblia hablará de “lo bueno de sarkos“….¡no sabríamos que es! Porque cada rincón, hueco, y superficie de la carne está podrida con su pecado y rebelión contra Dios y Su voluntad. Si que es verdad que en algún versículo no se ve negativamente, pero la inmensa mayoría de las veces que sale sarkos es para hablar de la voluntad del hombre no regenerada, la parte que no ha sido cambiada por Dios.

Ahora dime, ¿qué piensas que puedes sacar de el deseo apasionado enfocado de la carne? Algo bueno no. De hecho, todo lo contrario a Dios.

2. Los deseos de los ojos
Ahora tenemos la misma palabra, epithumos, y esta enlazada con nuestros ojos.

El Seol y el Abadón nunca se sacian; Así los ojos del hombre nunca están satisfechos. (‭Proverbios‬ ‭27‬:‭20‬ RVR1960)

La satisfacción verdadera viene de Dios. Nos puede parece que hoy en día estamos en un tiempo más difícil para controlar el tema de el deseo de los ojos, ya que con los avances tecnológicos tenemos más posibilidades de querer más cosas.

Pero Proverbios ya nos habla de este mal, de esta idea que no hay contentamiento, siempre tiene que haber algo mejor, nuevo, diferente.

Estos sentimientos no son de Dios. No provienen de un espíritu quebrantado y entregado, sino un espíritu epithumos, con su deseo ardiente.

El deseo de los ojos es más refinado, más elevado, por así decirlo, que el deseo de la carne, ya que permite que el que está haciéndolo no se sienta tan bajó, sino que es algo más bien intelectual o del corazón.

¡Cuán importante es guardar nuestros ojos, que nuestros corazones no se vayan tras los deseos que se encuentran en lo que vemos!

Un buen versículo, apropiado para el contexto es: “Aparta mis ojos, que no vean la vanidad; Avívame en tu camino.” (‭Salmos‬ ‭119‬:‭37‬ RVR1960)

3. La vanagloria de la vida
Vanagloria es una de esas palabras que “no me dicen nada”. A ver si me explico, cuando la oigo, o digo, no tiene una asociación en mi mente con algo fuerte. Quizás es por la falta de uso.

Pero ¿que es la vanagloria? ¿Cómo afecta al cristiano y su relación con Dios?

Pues te seré sincero, y me ha sorprendido la respuesta, porque es mucho más válido para nosotros hoy en día de lo que yo me imaginaba.

La palabra es ‘alazoneia‘ que literalmente es el femenino de “curandero charlatán“.

Te presenta un frasco y te dice “esto lo cura todo!” Y trae esperanza a los que no tienen, trae alegría donde antes no había, trae paz, donde antes había conflicto.

El único problema, un problema básico, es que te esta vendiendo una mentira. Es una farsa. No es verdad, es un producto que no solamente no hace lo que se te prometio, es que no hace nada.

“¡Pero si aquella persona parecía estar convencida de ello!” De eso se trata “alanzoneia“.

De hecho, ‘alazon‘ es uno de tres personajes estándar en la comedia grecorromana, y básicamente es el personaje que cree más de sí de lo que realmente es, y no para de hablar de todo lo que ha hecho.

¿Cuantas veces se nos presentan hoy en día posibilidades de presentarnos de una forma diferente a la que realmente somos? Muchas de las redes sociales han traído amargura y tristeza a la vida de muchos, porque ven la “vida” de sus amigos, y se suicidan o llegan a depresiones fuertes porque su vida no es nada en comparación.

Se podría profundizar mucho más en esto, pero lo que sí que es cierto es que vemos que la voluntad de Dios para nosotros es “que con sencillez y sinceridad de Dios, no con sabiduría humana, sino con la gracia de Dios, nos hemos conducido en el mundo, y mucho más con vosotros.” (‭2 Corintios‬ ‭1‬:‭12‬ RVR1960)

*********
El deseo de la carne, el deseo de los ojos, la vanagloria de la vida. Todo esto proviene del mundo, no de Dios. Dios trae humildad al corazón del cristiano.

Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo; (‭Filipenses‬ ‭2‬:‭3‬ RVR1960)

¡Que Cristo sea glorificado!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s