¿Por qué no simplemente ser Cristianos? (III)

[Continuado] No vamos a superar el reto de este tiempo teniendo conferencias al respecto. Cuando los médicos se juntan para analizar una situación, no siempre significa que la condición del paciente es desesperada. También puede significar que los médicos están desesperados. Tanto los médicos como los pacientes están desesperados hoy en día, pero van a hacer falta mas que un sinfín de reuniones para solucionar la situación.

Debemos mas que críticos sobre la situación global. En estos días, se ha negligido la denuncia del mal, pero no es suficiente el exponer las obras muertas de la oscuridad; debemos enfocar sobre ellas la luz de un testimonio Cristiano positivo. Noe condeno su generación impía, no fustigando su degeneración, pero por su fe, que le llevo a construir el arca que salvo a su familia. Demasiados profetas han avisado acerca de un diluvio pero no han llevado a sus propias familias a salvo.

Por otro lado, ciertamente no podremos ser de ayuda a nuestra generación si nos conformamos a ella. Arrimandonos a Sodoma y Gommorra para ganarlas (argumentando que el fin justifica los medios) no va a funcionar. Lot ya lo intento y perdió tanto su familia como su reputación. No debemos conformarnos, ni simplemente ser inconformistas, ¡debemos ser transformados!

La única manera efectiva de ayudar a esta generación es ser Cristianos en medio de ella. No quiero decir miembros típicos de la Iglesia, sino Cristianos en todas las implicaciones gloriosas de esa palabra. Hace unos años vi en tablón de anuncios de una Iglesia, esta pregunta cautivadora, ¿porque no simplemente ser Cristianos? Nunca la he olvidado. Resume perfectamente todo este asunto. El pronunciar tal pregunta no resta lealtad a una iglesia local o a una denominación. Una lealtad superior no excluye la inferior, sino al contrario, la incluye. Uno es un mejor ciudadano de su país si es primero un buen ciudadano en su ciudad y fiel en su propio hogar. Un perro que sigue a todo el mundo no sirve de nada a nadie. No estoy interesado en el punto de vista de la Iglesia invisible que hace que un hombre sea invisible en su Iglesia local el domingo por la mañana. Charles H. Spurgeon lo dijo bien: “No me avergüenzo de que me llamen Calvinista, y no dudo en tomar el nombre Bautista, pero si me preguntas cual es mi credo, digo que es JesuCristo.”

A uno nunca le hace falta ser un Cristiano plus. Nunca es Cristo y o un Cristiano y. Uno es Cristiano o antiCristiano. No tienes que añadirle nada a un Cristiano, ya que todo lo que conlleva esta incluido en esa buena palabra.

Los Cristianos no necesitamos unanimidad o unificación. El único lugar donde encontraras los santos juntos es donde ya están unidos, en JesuCristo. Necesitamos mas unidad del Espíritu. Estamos de acuerdo cuando estamos en El. Un afinador no afina veinte pianos afinandolos entre ellos; se afinan con el diapasón, y cuando cada uno esta afinado con el tono estándar, entonces están afinados entre ellos. Intentar afinar grupos Cristianos de diferente opinión entre ellos es una ambición imposible. Solo cuando están afinados con Cristo estarán afinados entre ellos.

La Iglesia Primitiva tuvo que enfrentarse a una civilización pagana con muchos problemas parecidos a los nuestros. Esos Cristianos no hicieron una mesa redonda discutiendo los problemas del Imperio Romano, simplemente se atrevieron a ser Cristianos, y pusieron el mundo patas arriba. El Nuevo Testamento no esta lleno de discusiones acerca de los problemas ajenos a la Iglesia. Pablo, Pedro, Santiago y Juan se ocuparon de mantener la pureza y el poder de la Iglesia. Mientras la Iglesia tenia pureza y poder, se cuido a si misma bajo Dios, e imperios se rindieron a ella. Hoy buscamos posición, popularidad y prosperidad, y esa cosa rara llamada “prestigio”. Todas esas cosas no sirven de nada porque hemos perdido nuestra pureza en credo y en conducta, en creencia y en practica; y por haber perdido nuestra pureza hemos perdido nuestro poder.

De alguna forma ha surgido la idea de que necesitamos repensar la inspiración de las Escrituras y renovar toda nuestra teología e inventarnos un código nuevo de conducta Cristiana que vaya a la par con los tiempos y sea aceptable a nuestra Edad Nuclear.

De hecho, esta “Edad Nuclear” no es distinta a ninguna otra edad, excepto por el incremento de cacharros y trucos. Esta es una generación de pecadores pobres perdidos y la necesidad primordial es una cosecha fresca de Cristianos Nuevotestamentarios que crean la Biblia, confíen en Cristo como Salvador, y le obedezcan como Señor, que estén llenos del Espíritu, y que salgan a anunciar el Evangelio.

Mucho tiempo, cerebro y tinta se están malgastando estos días con la excusa de que necesitamos inventarnos un gran plan de fe y practica para mantenerlos al ritmo de los misiles y convocar cumbres y reuniones ecuménicas. A través de toda la historia de la Iglesia Dios ha pasado de grupos eclesiásticos pomposos y de elaborados programas de expertos y ha revolucionado el mundo con unos cuantos Cristianos completamente entregados que se burlan de los valores de este mundo y siguen una disciplina estricta, y dispuestos a ser llamados “la escoria de la sociedad” y servir de espectáculo al mundo por el escandalo de la Cruz.

¿Porque no simplemente ser Cristianos?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s