La tarde y la mañana

Y fue la tarde y la mañana un día.” Gen 1.5

¿Es que fue así incluso des del principio? ¿La luz y las tinieblas ya dividían el tiempo en el primer día? Entonces no es de extrañar que yo experimente también cambios en mis circunstancias que me lleven del resplandor del sol al mediodía a la densa oscuridad de la noche. No tendré siempre la intensa luz del mediodía en lo que concierne a mi alma, debo ser consciente que a veces tendré que llorar por la ausencia del gozo que he tenido en el pasado y buscar a mi Amado en la noche. Y no es que esté solo en esto, ya que todos aquellos a quien el Señor ama han tenido que cantar con el tono mezclado de prueba y misericordia, de tribulación y libertad, de duelo y de reposo. Es una de las cosas que Dios mismo ha diseñado: que el día y la noche no cesen, ni física ni espiritualmente, hasta que lleguemos a la tierra de la que se dice “allí no hay luz.” Lo que nuestro Padre celestial ordena es sabio y bueno.

¿Qué es lo mejor que puedes hacer entonces, alma mía? Primero aprende a contentarte con este orden divino, y está dispuesto a, como Job, recibir el mal de la mano del Señor igual que el bien. Después estudia, para que puedas regocijarte tanto en el tiempo de la mañana como en la tarde. Alaba al Señor por el sol de la mañana cuando se levanta, y por la oscuridad de la tarde cuando cae. Hay belleza tanto en el amanecer como en el atardecer, canta acerca de ello y glorifica al Señor. Al igual que el ruiseñor, ofrece una canción al Señor a todas horas. Cree que la noche es tan útil como el día. El rocío de la gracia cae abundantemente en la noche del dolor. Las estrellas de las promesas brillan más fuerte en la oscuridad de la pena. Persevera en tu servicio a pesar de los cambios. Si en el día tu lema es trabajar, en la noche que sea velar. Cada hora tiene su deber, sigue con tus responsabilidades como siervo del Señor hasta que Él aparezca repentinamente en su gloria. Alma mía, la tarde de la vejez y la muerte se acercan; no temas, pues ambas son parte del día; y el Señor ha dicho, “lo cubriré todo el día.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s