Solo Cristianos, Vance Havner, Vida Cristiana

¿Por qué no simplemente ser Cristianos? (III)

[Continuado] No vamos a superar el reto de este tiempo teniendo conferencias al respecto. Cuando los médicos se juntan para analizar una situación, no siempre significa que la condición del paciente es desesperada. También puede significar que los médicos están desesperados. Tanto los médicos como los pacientes están desesperados hoy en día, pero van a hacer falta mas que un sinfín de reuniones para solucionar la situación.

Debemos mas que críticos sobre la situación global. En estos días, se ha negligido la denuncia del mal, pero no es suficiente el exponer las obras muertas de la oscuridad; debemos enfocar sobre ellas la luz de un testimonio Cristiano positivo. Noe condeno su generación impía, no fustigando su degeneración, pero por su fe, que le llevo a construir el arca que salvo a su familia. Demasiados profetas han avisado acerca de un diluvio pero no han llevado a sus propias familias a salvo.

Por otro lado, ciertamente no podremos ser de ayuda a nuestra generación si nos conformamos a ella. Arrimandonos a Sodoma y Gommorra para ganarlas (argumentando que el fin justifica los medios) no va a funcionar. Lot ya lo intento y perdió tanto su familia como su reputación. No debemos conformarnos, ni simplemente ser inconformistas, ¡debemos ser transformados!

La única manera efectiva de ayudar a esta generación es ser Cristianos en medio de ella. No quiero decir miembros típicos de la Iglesia, sino Cristianos en todas las implicaciones gloriosas de esa palabra. Hace unos años vi en tablón de anuncios de una Iglesia, esta pregunta cautivadora, ¿porque no simplemente ser Cristianos? Nunca la he olvidado. Resume perfectamente todo este asunto. El pronunciar tal pregunta no resta lealtad a una iglesia local o a una denominación. Una lealtad superior no excluye la inferior, sino al contrario, la incluye. Uno es un mejor ciudadano de su país si es primero un buen ciudadano en su ciudad y fiel en su propio hogar. Un perro que sigue a todo el mundo no sirve de nada a nadie. No estoy interesado en el punto de vista de la Iglesia invisible que hace que un hombre sea invisible en su Iglesia local el domingo por la mañana. Charles H. Spurgeon lo dijo bien: “No me avergüenzo de que me llamen Calvinista, y no dudo en tomar el nombre Bautista, pero si me preguntas cual es mi credo, digo que es JesuCristo.”

A uno nunca le hace falta ser un Cristiano plus. Nunca es Cristo y o un Cristiano y. Uno es Cristiano o antiCristiano. No tienes que añadirle nada a un Cristiano, ya que todo lo que conlleva esta incluido en esa buena palabra.

Los Cristianos no necesitamos unanimidad o unificación. El único lugar donde encontraras los santos juntos es donde ya están unidos, en JesuCristo. Necesitamos mas unidad del Espíritu. Estamos de acuerdo cuando estamos en El. Un afinador no afina veinte pianos afinandolos entre ellos; se afinan con el diapasón, y cuando cada uno esta afinado con el tono estándar, entonces están afinados entre ellos. Intentar afinar grupos Cristianos de diferente opinión entre ellos es una ambición imposible. Solo cuando están afinados con Cristo estarán afinados entre ellos.

La Iglesia Primitiva tuvo que enfrentarse a una civilización pagana con muchos problemas parecidos a los nuestros. Esos Cristianos no hicieron una mesa redonda discutiendo los problemas del Imperio Romano, simplemente se atrevieron a ser Cristianos, y pusieron el mundo patas arriba. El Nuevo Testamento no esta lleno de discusiones acerca de los problemas ajenos a la Iglesia. Pablo, Pedro, Santiago y Juan se ocuparon de mantener la pureza y el poder de la Iglesia. Mientras la Iglesia tenia pureza y poder, se cuido a si misma bajo Dios, e imperios se rindieron a ella. Hoy buscamos posición, popularidad y prosperidad, y esa cosa rara llamada “prestigio”. Todas esas cosas no sirven de nada porque hemos perdido nuestra pureza en credo y en conducta, en creencia y en practica; y por haber perdido nuestra pureza hemos perdido nuestro poder.

De alguna forma ha surgido la idea de que necesitamos repensar la inspiración de las Escrituras y renovar toda nuestra teología e inventarnos un código nuevo de conducta Cristiana que vaya a la par con los tiempos y sea aceptable a nuestra Edad Nuclear.

De hecho, esta “Edad Nuclear” no es distinta a ninguna otra edad, excepto por el incremento de cacharros y trucos. Esta es una generación de pecadores pobres perdidos y la necesidad primordial es una cosecha fresca de Cristianos Nuevotestamentarios que crean la Biblia, confíen en Cristo como Salvador, y le obedezcan como Señor, que estén llenos del Espíritu, y que salgan a anunciar el Evangelio.

Mucho tiempo, cerebro y tinta se están malgastando estos días con la excusa de que necesitamos inventarnos un gran plan de fe y practica para mantenerlos al ritmo de los misiles y convocar cumbres y reuniones ecuménicas. A través de toda la historia de la Iglesia Dios ha pasado de grupos eclesiásticos pomposos y de elaborados programas de expertos y ha revolucionado el mundo con unos cuantos Cristianos completamente entregados que se burlan de los valores de este mundo y siguen una disciplina estricta, y dispuestos a ser llamados “la escoria de la sociedad” y servir de espectáculo al mundo por el escandalo de la Cruz.

¿Porque no simplemente ser Cristianos?

Solo Cristianos, Vance Havner, Vida Cristiana

¿Por qué no simplemente ser Cristianos? (II)

[Continuado] Nosotros los Cristianos no tenemos confianza porque hay algo que esta mal con nuestro credo y nuestra conducta – en lo que creemos y de la forma que vivimos. Se nos dice que el modernismo y el liberalismo están muertos, pero estamos angustiados mas por sus fantasmas que sufrimos con su presencia anterior. Hay demasiados signos de interrogación animados que están en los púlpitos hoy en día y no suficientes signos de admiración. Hay una nueva brisa teológica que ha comenzado a levantarse trayendo consigo un nuevo virus. El idioma es diferente, los personajes son diferentes, el ataque es en un frente nuevo, pero el tema es casi igual. Antaño se luchaba la batalla en el abierto, pero ahora no esta de moda tomar una postura contra algo. Es un día de diplomáticos en vez de profetas. Los defensores de la fe son una raza mas débil y son mas fácilmente desarmados por la tolerancia sonriente de la nueva escuela de coexistencia pacifica. Lo que era blanco y negro ahora es gris.

En tal niebla espiritual y crepúsculo doctrinal, que un ministro hable contra herejía y se le llamara poco-Cristiano. Podemos criticar a personas que son fanáticos, pero se nos dice que tenemos falta de amor cristiano si expresamos una sospecha de lobos en pieles de ovejas.

La trompeta tiene la sordina puesta y nadie se preparara para batalla bajo tal sonido incierto. La impresión ha sido creada que los predicadores no podemos hablar con autoridad a menos que tengamos doctorados en existencialismo y Bultman. Se espera que no se moleste los predicadores comunes con esta avalancha de verbosidad. Aquellos que creemos en la Biblia podemos disfrutar de la Palabra y disfrutar los huesos para los teólogos. A algunos de nosotros no nos molestan las teorías de la inspiración, no creemos que la Biblia sea la Palabra de Dios a aplicarse a ti en un versículo y a mi en otro. Es absoluta o es obsoleta. Esta conectada al cielo y cuando hacemos un contacto adecuado recibimos un shock. Pero si nos mantenemos conectados, ¡recibimos una recarga! Hay demasiadas almas pobres que hacen contacto suficiente para mantener un shock.

El problema de las Iglesias se demuestra no solo en el credo sino en la conducta. La predicación del domingo queda anulada por la forma que la mayoría de sus miembros viven durante la semana. Creemos en la separación de la Iglesia y el estado, pero nos gustaría que los cristianos estuvieran tan preocupados por la separación de la Iglesia y el mundo. El mayor escandalo del Cristianismo es el nivel tan bajo en la vida Cristiana. Hoy en día hay mas personas que profesan ser salvos que antes, pero la calidad no es proporcional a la cantidad. No estamos mejorando el tipo de Cristiano mientras que incrementamos el tamaño. Somos muchos pero no valemos mucho. El Cristiano medio no demuestra ninguna evidencia de haber nacido de nuevo. No esta para nada interesado en una vida Cristiana mas profunda. No se preocupa por su necesidad de dejar el mundo, crucificando la carne, y resistiendo al Diablo.

No estaremos preparados para el reto de estos últimos tiempos hasta que no haya un arrepentimiento y una conversión genuinos en nuestras iglesias, tanto en credo como en conducta. Incluso aquellos Cristianos que aparentan ser sinceros y tener buenas intenciones, tienden a divorciar la doctrina de la practica. Algunos ponen todo su énfasis en la ortodoxia, dandole poca importancia al vivir diario. Otros se concentran en la experiencia, con muy poca enseñanza Bíblica. Uno es cuerpo sin espíritu, y el otro es espíritu sin cuerpo. Pero el Cristianismo no es ni un cadáver ni un fantasma.

Mientras nos preocupamos tanto por el Comunismo y otros “ismos” (y debemos estarlo) ¿por que somos tan indiferentes hacia una imitación del Cristianismo de la que muchos hombres están hablando bien? No solo el liberalismo, pero la ortodoxia muerta también, falsos “ismos” y sectas, “iglesianismo” mundano, la apariencia de piedad sin poder, la mezcla miscelánea de Laodecianismo moderno, imponente, popular, prospero, teniendo necesidad de nada, cómodamente tibio a unos 20 grados; todo esto el Señor escupirá de su boca.

Conociendo a Cristo, Solo Cristianos, Vance Havner, Vida Cristiana

¿Por qué no simplemente ser Cristianos? (I)

Hechos 11.26 “…y a los discípulos se les llamó cristianos por primera vez en Antioquía.

Hace algún tiempo, iba en una autopista en un coche moderno un bonito domingo por la tarde. Si me pudiera haber olvidado de los titulares de prensa y de boletines de la radio por suficiente tiempo, me podría haber imaginado que estaba en un mundo ideal de paz y plenitud que es el sueño de mas de un poeta. Al ir por la carretera vi señales que indicaban “Ruta de Emergencia”, que quieren decir que “En caso de ataque nuclear, este es el camino para salir de la ciudad.” Fui bruscamente despertado a la ironía de un mundo tan lleno de maravillas científicas que amenazaba a explotar en mil pedazos por sus propios chismes.

No puedo entender como cualquier ser humano inteligente pueda sentirse orgulloso en una hora como esta. Cualquier hombre que piensa estaría rojo de vergüenza. Científicamente estamos haciendo un master; moralmente y espiritualmente estamos en párvulos. La civilización es como un mono jugando con cerillas en una habitación llena de dinamita. Hablamos de “un mundo” pero ese es un “mundo lánguido” y lo que algunos toman por los “dolores de parto” de una nueva era en realidad son los carraspeos de su muerte.

Cuando Isaías escribió “Guarda, ¿qué de la noche?” (21.11) tenia en mente un centinela en una torre de vigía buscando un enemigo con crudas armas de guerra primitiva. Hoy en día tenemos lugares en Alaska y Groenlandia donde hombres miran pantallas de radar, anticipando el momento que un fanático apriete un botón y millones de personas queden sepultadas en un horno de metal fundido.

Esta torre de vigía que vigilamos están en peligro desde dentro y desde fuera. También lo es el baluarte del Cristianismo. Nuestro enemigo mas grande no esta fuera sino dentro. El templo de la verdad no será tan dañado por los pájaros carpinteros por fuera que por las termitas por dentro. Cualquier grupo religiosos que se alardea de tener lugar para toda gama de doctrinas es como un hombre que dice “Tenemos lugar en nuestro hogar para termitas, todos son bienvenidos.” Si dejas lugar en tu casa para termitas, pronto no tendrás casa.

Si la Iglesia simplemente fuera la Iglesia – si Cristianos simplemente fueran Cristianos -nada podría parar nuestro camino. Somos como los primeros Cristianos “detrás de puertas cerradas por miedo.” Tenemos un complejo de inferioridad.

La respuesta no se encuentra en unificación ecclesial. No tenemos que juntarnos en defensa personal; tenemos que desperdigarnos en todas direcciones predicando la Palabra. Tenemos la respuesta a nuestros problemas y a los problemas del resto de la humanidad. Estábamos nosotros aquí primero. La Iglesia primitiva se enfrento con una civilización pagana, pero no hicieron un panel de discusión sobre Cesar y la esclavitud. Pablo no se junto a un simposio de filósofos paganos para discutir los problemas de sus tiempos. Whittaker Chambers dijo, “El comunismo no es mas fuerte que el fracaso de otras fes.” Todos nuestros adversarios no son mas fuertes que el fracaso de la Iglesia para levantarse a hacer su deber.

Cuantas veces he oído, al llegar para unas reuniones especiales en una Iglesia, “Esta semana va a ser una semana mala para un reavivamiento. El lunes llega el circo, el martes esta la reunión de los hijos e hijas de “Me Levantare”, el jueves el grupo de horticultura va hablar de la violeta Africana y el sábado hay fútbol. Y claro, siempre esta la televisión”. ¿Cuando ha habido una buena semana para un reavivamiento? ¿Debe la Iglesia tomar el asiento de atrás cuando cualquier atracción llegue a la ciudad? ¿Debemos tomar las sobras? ¿Porque no se tendría que preocupar el otro bando? Porque no puede la Iglesia de JesuCristo, con la respuesta a los problemas del mundo, tener un impacto tan grande que el mundo, la carne y el diablo se apiñen en consternación, diciendo “¡Será una mala semana para nosotros, es la semana evangelistica!”

[continuara….]

C. H. Spurgeon

Amplia tu perspectiva

Súbete sobre un monte alto.” Isa 40.9

Nuestro conocimiento del Señor es parecido a subir a una de nuestras montañas galesas. Cuando estás al pie de la montaña ves muy poco, y la montaña misma parece ser la mitad de alta de lo que es en realidad. Encerrado en un pequeño valle, ves poca cosa más que los riachuelos murmurando hacia el pie de la montaña. Sube al primer montículo y verás como el valle se alarga y se ensancha a tus pies. Sube un poco más y podrás ver el campo unos siete u ocho kilómetros a tu alrededor, y te deleitas en esta perspectiva ampliada. Sube un poco más, y la escena se engrandece; hasta que finalmente, cuando has llegado a la cumbre, y miras hacia el este, oeste, norte y sur, puedes ver casi toda Inglaterra bajo tus pies. Allí hay un bosque en algún condado lejano, quizás a trescientos kilómetros, y aquí está el mar, y allí un río vibrante y las chimeneas humeantes de una ciudad industrial, o los mástiles de los barcos en un gran puerto. Todas estas cosas te encantan y te dices a ti mismo, “Nunca habría imaginado que pudiera ver todo esto a esta altura.”

Ahora bien, la vida cristiana es igual. Cuando creemos en Cristo al principio vemos poco acerca de Él. Y cuanto más ascendemos, más podemos ver de su belleza. Pero, ¿quién ha llegado nunca a la cima? ¿Quién ha conocido todas las alturas y profundidades del amor de Cristo que sobrepasa todo entendimiento? Pablo, habiendo ya envejecido, canoso y sentado temblando en una prisión en Roma, podía decir con más énfasis del que nosotros podemos usar, “Yo sé a quién he creído,” porque cada experiencia en su vida había sido como subir una colina, cada prueba había sido como llegar a otra cima, y su muerte parecía ser la llegada a la cima más alta, desde donde podía ver la totalidad de la fidelidad y el amor de Aquel a quién había encomendado su alma. Súbete, amigo mío, sobre un monte alto.

C. H. Spurgeon, Vida Cristiana

Torta no vuelta

Efraim fue torta no vuelta.” Oseas 7.8

Una torta no vuelta está cruda de un lado, y así era Efraim, en muchas áreas, intacto por la gracia de Dios; aunque había obediencia parcial, había aún mucha rebelión. Alma mía, te ruego, mira a ver si este es tu caso también. ¿Estás por completo en las cosas de Dios? ¿Ha llegado la gracia al mismo centro de tu ser y has sentido su obra divina en todas tus habilidades, tus acciones, tus obras y tus pensamientos? Ser santificado, en espíritu, alma y cuerpo, debería ser tu objetivo y oración, y aunque la santificación no puede ser completa en ningún área de tu vida, sí que debe ser universal en su acción; no puede haber la apariencia de santidad por un lado y que el pecado reine en otro lado; sino tú también eres una torta no vuelta.

Una torta no vuelta se quema bien rápido por el lado que da al fuego, y aunque nadie puede tener demasiada religión, hay algunos que parecen estar calcinados con celo y tenacidad sobre una verdad que han recibido o se han carbonizado con una ostentación vanagloriosa similar a la de los Fariseos acerca de aquellas obras religiosas que les parecen importantes. La presunta apariencia de una santidad superior muy a menudo va acompañada de la ausencia total de piedad verdadera. El santo en público es un demonio en privado. Trabaja con harina de día y con hollín de noche. La torta que está quemada por un lado es masa cruda por el otro.

Si es así en mi vida, Señor, ¡dame la vuelta! Vuelve mi naturaleza no santificada sobre el fuego de tu amor y que sienta ese calor sagrado, y que mi lado quemado se enfríe un poco mientras aprendo acerca de mis debilidades y la necesidad de ese calor cuando me alejo de tu llama celestial. Que no sea hallado un hombre de doble ánimo, sino que esté por completo bajo la influencia poderosa de tu gracia reinando en mí, pues sé muy bien, que si permanezco una torta no vuelta, y no soy objeto de tu gracia por ambos lados, podría bien ser quemado para siempre en el fuego eterno.
C. H. Spurgeon, Fe, Vida Cristiana

La tarde y la mañana

Y fue la tarde y la mañana un día.” Gen 1.5

¿Es que fue así incluso des del principio? ¿La luz y las tinieblas ya dividían el tiempo en el primer día? Entonces no es de extrañar que yo experimente también cambios en mis circunstancias que me lleven del resplandor del sol al mediodía a la densa oscuridad de la noche. No tendré siempre la intensa luz del mediodía en lo que concierne a mi alma, debo ser consciente que a veces tendré que llorar por la ausencia del gozo que he tenido en el pasado y buscar a mi Amado en la noche. Y no es que esté solo en esto, ya que todos aquellos a quien el Señor ama han tenido que cantar con el tono mezclado de prueba y misericordia, de tribulación y libertad, de duelo y de reposo. Es una de las cosas que Dios mismo ha diseñado: que el día y la noche no cesen, ni física ni espiritualmente, hasta que lleguemos a la tierra de la que se dice “allí no hay luz.” Lo que nuestro Padre celestial ordena es sabio y bueno.

¿Qué es lo mejor que puedes hacer entonces, alma mía? Primero aprende a contentarte con este orden divino, y está dispuesto a, como Job, recibir el mal de la mano del Señor igual que el bien. Después estudia, para que puedas regocijarte tanto en el tiempo de la mañana como en la tarde. Alaba al Señor por el sol de la mañana cuando se levanta, y por la oscuridad de la tarde cuando cae. Hay belleza tanto en el amanecer como en el atardecer, canta acerca de ello y glorifica al Señor. Al igual que el ruiseñor, ofrece una canción al Señor a todas horas. Cree que la noche es tan útil como el día. El rocío de la gracia cae abundantemente en la noche del dolor. Las estrellas de las promesas brillan más fuerte en la oscuridad de la pena. Persevera en tu servicio a pesar de los cambios. Si en el día tu lema es trabajar, en la noche que sea velar. Cada hora tiene su deber, sigue con tus responsabilidades como siervo del Señor hasta que Él aparezca repentinamente en su gloria. Alma mía, la tarde de la vejez y la muerte se acercan; no temas, pues ambas son parte del día; y el Señor ha dicho, “lo cubriré todo el día.”
Vance Havner, Vida Cristiana

Gracia para terminar bien

Y aun hasta la vejez y las canas; oh Dios no me desampares, hasta que denuncie tu brazo a la posteridad, tus valentías a todos los que han de venir.” Salmo 71.18

El salmista le pide a Dios que pueda demostrarle en su vejez, tanto a su propia generación como a aquellos que han de venir, del mismo modo que ha demostrado a Dios en su juventud. Es una ambición digna. Los ojos del Señor están buscando a alguien a través de quien pueda demostrar que el Señor es fuerte, y el salmista quiere demostrar la fortaleza de Dios, no la suya. Pablo vivió para demostrar el poder de Dios perfeccionándose en sus debilidades.

En nuestros días vemos una demostración del poder de las tinieblas. Lo que necesitamos es una demostración de Dios en vidas humanas. Demasiados hombres estamos demostrando lo que podemos hacer. El salmista quería demostrar lo que Dios podía hacer. Quería terminar en su vejez lo que había comenzado a hacer en su juventud. Algunos declaran a Dios al principio de su vida y le niegan en sus últimos años. Pablo quería terminar su carrera con gozo.

¡Pídele a Dios que te gracia para terminar bien!
Marta Egea, Vida Cristiana

Cristianos de plastelina

Hoy jugaba con mi hija a moldear con un material que no había usado nunca antes; arena de moldear. Es un material bien curioso, porque a pesar de ser seco y frágil se puede moldear como uno desee. O eso pensaba yo, pero bien pronto llegué a frustrarme, por lo difícil que era mantener las partículas de arena juntas. Me trajo a la mente que a veces los cristianos somos así, si nos apretan suficiente fuerte y nos apretam bien dentro de un molde ”aguantamos” juntos (quizá porque no nos queda mas remedio!) pero, al igual que con esta arena, a la mínima presión o dificultad esa unión se rompe y aquello que parecía ser tan bonito se desmorona rápidamente.

La plastelina no funciona así. La unión en las partículas de la plastelina es fuerte y flexible y, a pesar de no ser tan fácil de manejar, una vez moldeada se mantiene unida y sigue adaptándose a los cambios que se le quieran dar. ¡Esta debe ser la unión en el cuerpo de Cristo! Flexible, sí, pero que no se rompa con los cambios y dificultades, sino que sepa tomar una nueva forma para seguir unido.

“Amados, amémonos unos a otros; porque el amor es de Dios. Todo aquel que ama, es nacido de Dios, y conoce a Dios.” I Juan 4.7

– Marta Egea