Andando en la Luz

Por tanto, de la manera que habéis recibido al Señor Jesucristo, andad en él. Col 2.6
Dios no simplemente quiere que “estemos” firmes, Él desea que “andemos” firmes. Muchos han “sido firmes” y aun están firmemente en el mismo sitio; durante años no han progresado. El Nuevo Testamento da mucha importancia a nuestro andar. Andamos por fe, no por vista. Hemos de andar en la luz, andar en amor, andar en vida nueva, andar como es digno de nuestra vocación, andar sabiamente, andar como es digno de Dios, andar honestamente, andar en verdad, andar como Él anduvo. La vida Cristiana comienza con un paso de fe: “de lamanera que habéis recibido al Señor Jesucristo” – y procede paso a paso – “andad en él.”
Tenemos la inclinación a mantenernos tan firmes en nuestras convicciones que se nos olvida seguir adelante, andando diariamente con Dios como Enoc. Nuestra fe crece a medida que andamos. Y no dejes que tu lengua adelante demasiado tus pies; tus palabras y tus hechos deben ir al mismo paso. ¡Practica lo que predicas!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s